El procurador de México se ve envuelto en polémica por el registro de un coche Ferrari

Actualizado 05/09/2017 11:25:51 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 5 sep (Reuters/Notimérica).-

   Un informe ha revelado que el procurador general de México, Raúl Cervantes, es el propietario de un vehículo Ferrari registrado en una casa abandonada en el centro del país –un hecho que se ha venido dando desde hace un tiempo por parte de varios servidores públicos para ahorrar una serie de impuestos–, un hecho que ha dado un giro a la batalla sobre quién dirigirá una nueva institución diseñada para combatir la corrupción en el país azteca.

   El documento publicado este lunes por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, ha documentado que el fiscal Cervantes compró un coche Ferrari valorado en 218.000 dólares y lo registró en el estado mexicano central de Morelos, específicamente en un domicilio aparentemente desocupado y de unos 25.000 dólares.

   Además, en la misma dirección en la que supuestamente estaría registrado el automóvil, también han aparecido los registros de otros vehículos de la misma marca de lujo, así como un Audi.

   A través de su representante legal, Cervantes ha dicho que compró el Ferrari –modelo 2011– con los ingresos que obtuvo ejerciendo como abogado privado antes de entrar al servicio público, es decir, antes de que tomase posesión como senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2012.

   El abogado también ha aclarado que el vehículo fue registrado en esa dirección por “un error administrativo” llevado a cabo por la firma que lo importó.

   El Gobierno de México, presidido por Enrique Peña Nieto, cuestionado por diversos actos de corrupción que han llevado a la cárcel a varios funcionarios, trabaja en un nuevo sistema anticorrupción que reemplazará a la actual Procuraduría General de la República y que, supuestamente, daría más independencia al órgano.

   La corrupción ha salpicado a gobernadores del PRI, y es que las revelaciones sobre el lujoso estilo de vida de los políticos mexicanos también han mermado la popularidad de la clase gobernante del país, donde el 44 por ciento de la población es oficialmente pobre.

   Legisladores de la oposición se han opuesto a permitir que Cervantes se convierta en el jefe de la nueva fiscalía, hecho que se barajaba como una probabilidad en los últismo meses, una figura que cumplirá un mandato de nueve años.

   Por su parte, el líder del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, ha indicado en un video publicado este fin de semana que Cervantes podría proteger a los miembros del PRI de cargos de corrupción si se convierte en el nuevo fiscal general.

   El mismo Anaya ha sido blanco de reportes recientes de medios que dijeron que los padres de su esposa habrían ampliado significativamente sus negocios y propiedades inmobiliarias en los últimos años, hecho que Anaya ha negado.

   El mismo organismo ha indicado que existen documentos que muestran que 16 automóviles de lujo fueron registrados en cuatro de casas de bajo costo situadas en la misma calle. Asimismo, el informe ha indicado que los vecinos nunca han visto ese tipo de vehículos en su calle y que las viviendas en cuestión parecían estar deshabitadas.

Loading...