El PSC frena su caída pero frustra su remontada

10

Bill Murray estaba cenando en un restaurante de Nueva York y de repente se levantó e inició una conga en la que le acompañaron el resto de clientes, que dieron una vuelta a la manzana antes de volver a sus respectivas mesas para seguir comiendo. Esta rúa callejera, una de la larga lista de anécdotas recogida en ‘Cómo ser Bill Murray’ (la despatarrante biografía del genial actor), es la que soñaban con reproducir Miquel Iceta y los socialistas este jueves en la calle Nicaragua, en su última noche electoral en su sede histórica. Pero, al final, han acabado haciendo un ‘remake’ de una película icónica de Murray, ‘Atrapado en el tiempo’. El PSC ha subido en votos y escaños por primera vez desde 1999, aunque solo por los pelos, ganando apenas un diputado y muy lejos de la remontada que esperaban.

La jornada electoral ha sido el reverso de la moneda de hace dos años. Entonces se antojaba un descalabro de proporciones épicas, pero al final perder cuatro escaños y evitar el ‘sorpasso’ podemista fue un éxito. Ahora, cuando casi todas las encuestas les señalaban como el partido que más crecía, acabar con la caída libre y sumar un escaño ha servido de poco, viendo como Ciutadans se disparaba como un obús. El PSC no ha podido capitalizar el voto útil antiindependentista.

La carta de Josep Borrell no ha surtido el efecto esperado y la cúpula socialista tendrá que analizar si la presencia del exministro en el último tramo de campaña ha sumado o restado. En este sentido deberá calibrar también el viernes por la mañana qué impacto han tenido los titubeos con los indultos.

La posibilidad de que Iceta pudiera ser ‘president’ en minoría, que desde las filas socialistas ya asumían que era remota, se ha

Miquel Iceta

LÍDER DEL PSC

No son los resultados que perseguíamos, no hemos conseguido una mayoría alternativa al bloque independentista ni ser su ‘pal de paller’

esfumado. Por lo que Iceta se ha puesto a disposición del resto de fuerzas políticos para el “necesario diálogo y la puesta en marcha del Parlament”. En un ambiente desangelado, el candidato del PSC ha comparecido para valorar los resultados acompañado de Núria Marín, Eva Granados, Salvador Illa (secretario de organización), Jaume Collboni y Ramon Espadaler (líder de Units per Avançar, cuya alianza con los socialistas no ha servido para reflotar al PSC). 

“Hemos logrado un diputado más y 50.000 votos más que en el 2015, algo que no pasaba desde 1999 y de lo que nos alegramos. Pero no son los resultados que perseguíamos, no hemos conseguido una mayoría alternativa al bloque independentista ni ser el ‘pal de paller’ de esta alternativa”, ha reconocido Iceta, que ha querido felicitar a Inés Arrimadas y Ciutadans por su victoria. Pese a la decepción electoral, ha asegurado que seguirán incidiendo en su apuesta por el diálogo y la reconciliación, convencido de que “un problema político precisa soluciones políticas” y que no pasa por “el inmovilismo ni por el independentismo”. “Estamos convencidos de que nuestra solución se impondrá tarde o temprano. Esperamos que sea a corto plazo y lleguemos a tiempo”. En clave general, el líder socialista ha querido destacar que los independentistas han retrocedido en escaños y porcentaje de voto, algo que desde el punto de vista del primer secretario del PSC debería marcar la legislatura y servir para convencer a ERC y Junts per Catalunya de la necesidad de abandonar la vía unilateral.