El PSOE acepta la mesa de diálogo de Iglesias pero no descarta apoyar la aplicación del 155

Con cierto escepticismo ha acogido el PSOE la propuesta de Unidos Podemos de crear una mesa de diálogo entre los partidos de la oposición y la Generalitat para afrontar la situación de Catalunya y frenar las iniciativas que está tomando el Gobierno.

En principio, el PSOE está de acuerdo con abrir esa vía de diálogo y buscar salidas al conflicto, pero no en el marco político que propone Podemos. El PSOE cree que la comisión que ha propuesto para debatir el modelo territorial de España es el lugar adecuado para abrir negociaciones y buscar otros caminos para resolver la actual situación.

En el PSOE reconocen que si el Gobierno decide aplicar el artículo 155 de la Constitución, tendrán que apoyarlo, pese a que hasta ahora eran contrarios

Además, no cree que excluyendo al Partido Popular de esa asamblea extraordinaria que propone Podemos para afrontar la situación sea una solución práctica, entre otras cosas, porque cualquier medida que se pueda adoptar pasaría, casi con toda seguridad, por una reforma de la Constitución en la que se necesitaría el apoyo de los populares.

Pero, además, el PSOE marca una clara línea roja: no estará nunca a favor de un referéndum pactado que busque romper la soberanía española. El portavoz socialista indicó que, “de momento”, el PSOE no está a favor de pactar ningún proceso que conduzca a la independencia de Catalunya. Por ello, dejó claro que nunca apoyarán una consulta del tipo que se está proponiendo ahora por la Generalitat. De hecho, fuentes socialistas reconocen que si el Gobierno decide aplicar el artículo 155 de la Constitución, tendrán que apoyarlo, pese a que hasta ahora se habían mostrado contrarios. Es más, en el PSOE admiten que el Gobierno, con la intervención de las cuentas públicas catalanas ya están aplicando el 155 de facto

No obstante, los socialistas quieren ser receptivos con la propuesta hecha por Podemos, y creen que en el marco de la comisión parlamentaria se puede perfilar la iniciativa y buscar puntos en común por otras vías. De hecho, el PSOE sigue apostando por buscar una salida política a la actual situación, más allá de las actuaciones jurídicas.

PP y Cs, contra la “equidistancia”

Arrimadas: “Me extraña que quiera diálogo con la oposición y no se haya puesto en contacto con los líderes de la oposición en Catalunya”

Por su parte ni PP ni Ciudadanos han entendido la propuesta de Podemos. La portavoz de los naranjas, Inés Arrimadas, se ha quejado por ser uno de los dos únicos partidos que no han sido invitados a buscar “soluciones políticas” a la crisis independentista. “Me extraña que quiera diálogo con la oposición y no se haya puesto en contacto con los líderes de la oposición en Catalunya”, dijo. Y, visiblemente molesta, arremetió contra Pablo Iglesias por su “equidistancia” y le pidió dejar las “medias tintas”. “Está empezando a no convencer a nadie”, zanjó la líder de Cs.

Un argumentario similar utilizó el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, que también acusó a Podemos de tener “dos almas” en Catalunya, de ser “equidistante” y de lanzar “mensajes surrealistas”. También le advirtió de los peligros de inclinar la balanza hacia el derecho a decidir “que no existe en ningún ordenamiento jurídico” -aseguró- y no hacia el “constitucionalismo” del que presumen PP, PSOE y Cs.

El portavoz popular citó “encuestas” en las que se ponen de manifiesto la pérdida de escaños del PDCAT y las CUP en favor de ERC y recordó la desaparición de la antigua Unió. “Los únicos apoyos de los independentistas son el terrorista [Arnaldo] Otegi, el prófugo por violación [Julian] Assange y el dictador [Nicolás] Maduro”, espetó en un tono aun más duro del utilizado en los últimos días.

Los dirigentes del PP han comenzado ya a argumentar que el artículo 155 está demonizado, aunque sólo es “uno más de la Constitución”

De hecho, retomó Venezuela como ataque para la formación morada. “Lecciones de un partido como Podemos no aceptamos”, resumió Casado su respuesta a la propuesta del grupo del que también forma parte IU. Una vez más, el PP tiró de triunfalismo y, lejos de valorar la apertura de un nuevo diálogo, aseguró que Mariano Rajoy siempre ha estado dispuesto al mismo, pero no para hablar de “un referéndum ilegal”. “Sería bueno que Podemos le hubiera dicho a Puigdemont que tenía que haber venido a la Conferencia de Presidentes del Senado a hablar de financiación autonómica y otros problemas de los catalanes”, zanjó el portavoz conservador.

Así las cosas, no parece que ni PP ni Cs vayan a formar parte de la “solución política” que busca Podemos. Es más, pese a sus diferencias -que cada vez se hacen más visibles con la propuesta de moción de censura de los de Albert Rivera, por ejemplo- , siguen intentando dar imagen de “unidad”, junto al PSOE, frente al independentismo. Desde ahí son ellos los que devuelven la pelota a Unidos Podemos. “Les pedimos que no entren en la sala del suicidio colectivo. Nosotros le tendemos la mano para evitarlo”, concluyó Casado.

Los dirigentes del PP han comenzado ya a argumentar que el artículo 155 está demonizado y es completamente normal, “uno más de la Constitución”, mantienen las fuentes consultadas, lo cual avanzaría ya su posible aplicación si no se frena la votación del 1-O, como todo apunta.

Loading...