Inicio Actualidad El PSOE, ante el batacazo, dice que no es «extrapolable» a nivel...

El PSOE, ante el batacazo, dice que no es «extrapolable» a nivel nacional

De la incredulidad, al ver los primeros sondeos que les hundía a unos 26 escaños, a la tranquilidad al comprobar que el escrutinio final les mantenía en los 30. Los socialistas han asumido su derrota con la parsimonia del que ya lleva días mentalizándose para la caída. «Nos pusimos un objetivo. No era otro que el de la movilización. Esto no se ha producido y cuando la movilización es baja, es la izquierda la que suele sufrir», ha afirmado el candidato Juan Espadas.

A eso también es a lo que se aferran en Ferraz, donde restan importancia a su peor resultado histórico, haber bajado por primera vez del millón de votos en Andalucía, perder la provincia de Sevilla y en feudos como Dos Hermanas. «Lo que vemos hoy en Andalucía es lo mismo que se ha producido en todas las elecciones post Covid, la consolidación de los Gobiernos que han contado con más recursos para hacer frente a la pandemia«, ha afirmado Adriana Lastra, añadiendo que ha sido gracias «a políticas socialdemócratas en Europa y en España».

En el núcleo duro de Ferraz creen que la gestión de la pandemia ha reforzado a los líderes autonómicos y que la gente cada vez «discrimina más el voto». Ponen como ejemplo que, tras el millón de votos de las autonómicas de 2018, unos meses más tarde, en las generales, consiguieron 500.000 papeletas más, y que la pérdida de la Junta no se notó apenas en las municipales, donde el voto sigue siendo más favorable a los socialistas. También que el caos generado en torno a su izquierda, con los problemas de Por Andalucía o los enfrentamientos de éstos con Adelante Andalucía, les ha perjudicado y ha desmovilizado el voto progresista.

Ha salvado los muebles

La derrota ha sido asumida con normalidad en Ferraz. «Ha salvado los muebles«, han afirmado fuentes de la dirección sobre Juan Espadas recordando que llevaba sólo seis meses al frente de los socialistas andaluces y que partía con sondeos negativos.

«El PSOE de Andalucía no ha tenido tiempo para consolidar el espacio», ha añadido Lastra quien ha mostrado su respaldo a Espadas para que siga al frente del partido en Andalucía pese a la derrota. Algo que también ha recalcado el propio candidato cuando se ha proclamado como líder de la oposición, recordando que no es la primera vez que pierde unas elecciones, ya le pasó en el Ayuntamiento de Sevilla, y que cuatro años más tarde las ganó.

No son extrapolables

De momento, en Ferraz, avisan de que los resultados no son extrapolables a nivel nacional: «Si Juanma ha escondido las siglas del PP ¿cómo van a ser extrapolables?», han afirmado fuentes socialistas. Desde hace días, la dirección nacional ha ido extendiendo un perímetro ante una voladura controlada. La idea es que todo es parte del llamado Plan Casado. Esto es: que Andalucía es, junto con Madrid y Castilla y León, son parte de un supuesto proyecto para hacer caer a Pedro Sánchez.

«Es un plan de las anteriores elecciones. En tres territorios, el balance de esta estrategia es escaso. El PSOE sigue liderando las encuestas nacionales«, ha afirmado Lastra restando importancia a las tres derrotas consecutivas porque el PP «sigue manteniendo tres gobiernos que ya ostentaba» y que, en el caso de Castilla y León, pasa de «tener aliados del centro a la extrema derecha».

¿Qué hará Feijóo?

Aunque en público Lastra ha asegurado que Feijóo ha pasado «del inmovilismo a la involución», en privado, los socialistas le piden al nuevo líder del PP que aclare cuál va a ser su estrategia a nivel nacional: «¿Va a imitar a Ayuso o a Moreno

En Ferraz, además del núcleo duro capitaneado por Adriana Lastra, han estado los ministros María Jesús Montero, Félix Bolaños, Diana Morant o Carolina Darias. Pedro Sánchez ha seguido el escrutinio desde La Moncloa pero este lunes presidirá la Ejecutiva Federal del PSOE.

Publicidad