El público evalúa con un aprobado raspado a San Sebastián 2016

El público asistente a los actos de San Sebastián 2016 no ha quedado muy conforme con el resultado global de la capitalidad cultural. La programación (3.475 actividades en total) ha pasado sin pena ni gloria para la ciudadanía. Su nivel de satisfacción con el proyecto cultural en su conjunto es de 5,4 puntos sobre 10, un aprobado raspado. Esa puntuación mejora hasta un 6,6 al calificar los eventos culturales a los que asistieron. Los responsables de San Sebastián 2016, en cambio, han otorgado hoy una valoración “positiva” a la capitalidad por haber “cumplido los objetivos” pese a que se gestó en un “contexto sociopolítico complejo” y se desarrolló en un periodo de “crisis económica profunda”.

La capitalidad cultural europea San Sebastián 2016 consiguió reunir a algo más de un millón de personas en las 3.475 actividades y eventos organizados durante el año pasado, según el estudio de evaluación realizado por la consultora LKS/Prospektiker, dado a conocer este jueves por los representantes de la fundación. “Ha sido una propuesta innovadora, arriesgada y valiente que ha superado el reto de la materialización en los términos planteados, a pesar del cúmulo de dificultades que ha tenido que superar”, concluye el informe.

El nivel de satisfacción con “la experiencia cultural” es de un 6,6, aunque las personas asistentes a los eventos rebajan esa nota a un 5,4 al valorar la capitalidad en su conjunto. El director de San Sebastián 2016, Pablo Berástegui, ha afirmado que no se han cumplido plenamente las expectativas que tenía el público y por esta razón “se ha puntuado mejor algunos eventos culturales que el proyecto” global. San Sebastián 2016 está aún pendiente del examen de su actividad que está elaborando la Unión Europea y que se hará pública después del verano.

El balance de la capitalidad donostiarra rebela un gasto total de 49,6 millones de euros en el periodo 2012-2017, que han sido financiados en un 84,1% con aportaciones de las instituciones públicas (Ayuntamiento de San Sebastián, Diputación guipuzcoana, Gobierno vasco y Ministerio de Cultura), mientras que la inyección económica vía patrocinio ha sido de 2,76 millones (el 5,6%) a cargo de 37 patrocinadores externos que se incorporaron “tarde” al proyecto. La programación cultural ha consumido el 62,8% (31,1 millones) del presupuesto. Una estimación del impacto que ha tenido en la economía local eleva a 18,9 millones la repercusión directa (70,6 millones de impacto inducido) y calcula que se han generado 612 empleos gracias a la capitalidad cultural.

Entre los aspectos positivos que ha dejado San Sebastián 2016, el informe cita la celebración de una media de 8,1 actividades diarias, lo que ha situado a la ciudad en cuarto lugar en el ranking de innovación de la oferta cultural del Observatorio de la Cultura y en tercera posición de la oferta cultural en España en 2016, con menciones especiales para la exposición Tratados de paz o la adaptación de la obra de Shakespeare Sueños de una noche de verano. El informe considera que la capitalidad ha servido para “fortalecer y generar redes entre los agentes del sector cultural” y ha fomentado “el debate sobre la cultura y su papel como herramienta de transformación social”.

Sin embargo, la capitalidad donostiarra ha adolecido de una escasa proyección en el exterior, dado que apenas ha tenido presencia en el resto de España (el 4% de las actividades) y menos aún en Europa. Solo el 2,25% de los turistas llegados a San Sebastián reconocieron que su visita estaba motivada por la capitalidad.

La concejal de Cultura Miren Azkarate ha destacado “el legado que deja en el ámbito de la convivencia”, que fue el principal estandarte del proyecto cultural. Denis Itxaso, diputado foral del ramo, ha opinado que el proyecto cultural ha servido para “fortalecer la dimensión europea” de la ciudad, así como “el reconocimiento que ha logrado el tejido cultural local”. Josean Muñoz, viceconsejero de Cultura ha valorado especialmente “los pasos importantes que se han dadio en la defensa de la diversidad lingüística”. Y Grial Ibáñez, en representación del ministerio, ha indicado que la exposición Cuadernos de bitácora, que resume toda la actividad de la capitalidad será “una de las mejores embajadas” del proyecto y podría exponerse en otras ciudades. Granada ya ha mostrado interés en acogerla, según ha señalado.

Loading...