El Real Madrid suma y sigue ante el Zalgiris

En este calendario de locura, el Madrid tiende a regular los esfuerzos durante los partidos. Normalmente le basta con pisar el acelerador un par de veces para poner distancia en el marcador o recortarla. Ayer en Kaunas el arreón lo dio al comienzo del último cuarto, con un parcial de 0-14 que tuvo a Thompkins como protagonista y le sirvió para acabar el duelo con el Zalgiris sin apuros. Ese paso del 53-53 al 53-67 fue inasumible para un rival que bastante hizo con mantener la vida durante tres cuartos. El Madrid sumó su 13ª victoria en uno de esos campos donde no se puede fallar si se quiere seguir en lo alto de la tabla de esta exigente Euroliga.

La igualdad extrema fue la constante durante 30 minutos. Ambos equipos preferían meter balones a la zona antes que jugársela en el perímetro. Así lucieron Ayón y Hunter en un Madrid donde Llull asumía el papel de pasador, hasta 8 asistencias repartió. En el Zalgiris surgió la figura de Augusto Lima, pívot que aún pertenece al club blanco. El ímpetu del brasileño mantuvo a su equipo durante la primera parte, porque las muñecas fallaban desde fuera, el 5 de 20 en triples del equipo lituano fue una losa.

El Madrid tampoco andaba fino en el lanzamiento, aunque en Kaunas recuperó puntería Carroll (3 de 3 en triples) tras varios partidos negado. Pero el auténtico verdugo resultó ser Trey Thompkins al comienzo del último periodo. Tres triples suyos consecutivos acabaron con la oposición del correoso Zalgiris, que solo sumó seis puntos en ese cuarto con un rosario de errores ante la canasta.

Loading...