El rebelde Makwala es la estrella

El velocista de Botswana se subleva contra la IAAF y, después de correr solo en una serie, se clasifica para la final de 200

Derrocado Usain Bolt, cicatero Van Niekerk con la marca en 400 y sin otra figura que se anuncie en el horizonte, la estrella del Mundial es un rebelde. Se llama Isaac Makwala, nació en Botswana y se ha empeñado en llevarse una medalla por encima de la autoridad. El público de Londres, que acude al estadio aunque como ayer caigan chuzos de punta del cielo gris, asistió a un hecho insólito: Makwala corrió en solitario una serie de 200 metros.

Sucedió por el espíritu indomable del africano, que no se ha plegado dócil a la norma. Makwala, tipo rocoso de facciones duras, mirada profunda y básico inglés pronunciado con rotundidad –«vengo a ganar oro, todo es posible»–, se negó a retirarse del Mundial por el virus que ha afectado al Tower Hotel. La IAAF le aplicó el protocolo sanitario de Gran Bretaña (48 horas de cuarentena) y Makwala, que había realizado la mejor marca del año en 200 en Moratalaz a sus 29 años, no admitió que destrozasen su sueño.

No pudo competir en la final de 400 (la calle 7 quedó libre) ni apretar las tuercas a Van Niekerk y tampoco pudo verla, ya que un funcionario le impidió la entrada por la normativa sanitaria. Makwala no se resignó. Botswana presentó una protesta a la IAAF alegando que, a la hora de la semifinal de 200 (la otra prueba en la que se inscribió), ya habían pasado 48 horas. Makwala, Badman (chico malo) en su Facebook, gana a la IAAF, que prepara una serie en solitario para él. El africano corre solo y con su marca (20,20) se clasifica. Dedica unas flexiones al público en la pista encharcada. Y ruge el Olímpico ante su nueva estrella.

En la semifinal, Makwala siente el calor de la grada, el que ha conquistado con su actitud combativa e inconformista. Sale por la calle 1, la peor de todas porque hay que correr más estrecho y más pegado a la curva. Además es la más mojada por el incesante aguacero londinense. Pero el botsuanés se ha vuelto indestructible y corre como un demonio. Sale fuerte y atraviesa la angosta curva en primera posición, se deja el alma en la recta porque solo hay dos puestos directos para la final. En la raya le supera por muy poco el americano Isiah Young (20.12), pero Makwala ha logrado su cometido (20.14). Estará en la final .

Loading...