Inicio Actualidad El relativismo moral del «PP verde»: ¿Por qué Vox no actúa contra...

El relativismo moral del «PP verde»: ¿Por qué Vox no actúa contra el ex general Fulgencio Coll con la misma determinación que con Lucía Cuín?

Que Vox es un partido más del sistema, disidencia controlada, servidor de Israel, es ya materia inopinable. Las bases se rebelan cada día más contra el «zángano de Amurrio», que ha diseñado un modelo de partido para ser dirigido por un grupo de amigos y donde los militantes, sin voz y sin voto, han sido reducidos al papel de pagacuotas.

Vox, además de una estafa ideológica, es también cobardía intelectual y relativismo moral puro y duro. Ejemplos los hay ya por toneladas y es deber de cualquier patriota desenmascarar a estos farsantes. Vox ha expulsado a la que fue número dos de la lista del partido el 26-M en Torremolinos, Lucía Cuín, por participar en los actos del Orgullo Gay en Torremolinos.

La responsable de prensa del «PP verde», Sonia Crespo, se ha lanzado en tromba a descalificar a la concejala electa. Considera una «marranada» lo ocurrido. Antonio Calle, del sector crítico de la «veleta verde», responde a la susodicha: «Lo que es una marranada y una alta de respeto alos votantes es presentar con el nombre de Vox a recién llegados de los 1ue no se sabe de qué pie cojean. Es lo que pasa cuando desde la ejecutiva provincial te dedicasa usilar a los que han levantado el partido y tienes que poner cualquier cosa en las listas. Me alegro de no haber votado a Vox en las municipales».

Y ahora comparemos la reacción de Vox con la «díscola» homosexista de Torremolinos con la actitud cobarde mantenida con el fracasado candidato a la Alcaldía de Palma, el ex general Fulgencio Coll. Vox Baleares defiende la homosexualidad como un principio. Así lo escribieron los representantes del partido en la presentación de un video bajo el título: «La España viva está en tu ciudad». En el video aparecen dos negros con estética rapera y haciendo el gesto de la V, la de la Victoria. Uno de ellos dice: «Yo voto a Vox, y él también si pudiera», en referencia a su compañero. A continuación se dan un sonoro beso en la boca.

¿Por qué es más grave acudir a un acto del Orgullo Gay que utilizar a dos negros homosexuales en un video de promoción de la candidatiura de Coll a la Alcaldía de Palma? ¿Por qué Vox no ha actuado contra el ex funcionario uniformado con la determinación que sí lo ha hecho con la joven Cuín?

Vox, como un partido más del sistema, en el fondo lo que hace es hacer del relativismo moral una de sus normas de conducta. Y sobre todo cumple con una máxima:  ser fuertes contra los débiles y demasiado débiles con los que considera más poderosos. Aunque esos supuestos poderosos no tengan para AD valor vital alguno.