El responsable del máster de Cifuentes asume la falsificación del acta

2

Se pone ya al límite la situación de Cristina Cifuentes. El responsable del máster de la presidenta madrileña reconoce la falsificación del acta y dice que intentaba satisfacer al rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos. Como contábamos desde primera hora de la mañana, Ramos pidió el acta del trabajo de fin de máster con un urgente plazo de 3 horas para salvar a Cifuentes justo después de publicarse la primera información al respecto el pasado día 21 de marzo. Se lo solicitó a Enrique Álvarez Conde, director del máster, y ahora este profesor admite la falsificación del acta.

Eso sí, Álvarez Conde le quita importancia: considera que las actas se tiran con el tiempo y que había que fabricar una para mostrar a la prensa, dando por hecho que era cierta la obtención del título de maestría por parte de Cifuentes antes de investigar nada. Este profesor admite en una entrevista en ‘Onda Cero’ que el acta era una “reconstrucción” del acta original que “debería estar en los servicios de administración de la universidad”.

En esta entrevista, Álvarez Conde mete en el ajo a otra persona más, en concreto a una de sus “discípulas”, en referencia a una profesora, aunque responsabiliza del pedido al rector Ramos: “Procedí a la reconstrucción porque entendí que había una decisión del rector”, y asegura que era la primera vez que recibía un “requerimiento de la autoridad universitaria para reconstruir un acta”. También afirma que no había acta porque “la norma exige que a los dos años se destruyan todos”, en referencia a los documentos solicitados. “Fue otra de mis discípulas la encargada de hacer la reconstrucción, ella pidió la autorización de las otras dos. Es lo que puedo decir”, contó a ‘Onda Cero’.

Reconozco mi culpa porque le hice caso e intenté reconstruir una hipotética acta que se le envió al rector por la tarde”, terminó declarando, para intentar apartar al rector de cualquier responsabilizar por falsificar un acta. Además, sí da fe del trabajo de Cifuentes: “Fui corrigiendo el trabajo en la semanas previas a la defensa, eran como unas 50 páginas, aunque nunca leí la versión definitiva”.