Inicio Actualidad El Rey asiste en Cádiz a las mayores maniobras militares de la...

El Rey asiste en Cádiz a las mayores maniobras militares de la Armada

El Rey Felipe VI ha asistido este miércoles a uno de los ejercicios Flotex-22 organizado por la Armada en la Base Naval de Rota (Cádiz), en el que participan también unidades de los ejércitos de Tierra y Aire, agrupaciones permanentes de la OTAN y unidades de Estados Unidos, Reino Unido y Bélgica, además de las integradas en la fuerza marítima de la Unión Europea (EUROMARFOR)

El Rey embarcó a primera hora de la mañana en el portaeronaves Juan Carlos I, donde presenció algunas de las maniobras de los aviones Harrier, y posteriormente se trasladó en helicóptero a la playa de El Chorrillo donde ha asistido a una demostración anfibia convencional de la Infantería de Marina encaminada a asegurar infraestructuras críticas en un área alejada de la playa partiendo de buques anfibios hasta el objetivo.

El monarca presenció el ejercicio acompañado del almirante general Antonio Martorell, Jefe del Estado Mayor de la Armada, el almirante de la Flota, Eugenio Díaz del Río, responsable de la programación del mismo, y el comandante general de la Infantería de Marina (COMGEIM), general de división Rafael Roldán Tudela, y conoció también el Sistema de Mando y Control, ubicado en la misma zona.

El ejercicio, que tuvo una duración de unos 50 minutos, consistió en la inserción de unidades de reconocimiento en una costa donde inicialmente no hay fuerzas propias y que requiere que se haga de forma discreta, por lo que se introducen embarcaciones tipo 4.70, con características idóneas para insertar equipos de reconocimiento.

Cuando el equipo de reconocimiento llega a la orilla tienen el cometido de reconocer la playa para comprobar la viabilidad de los medios que van a desembarcar, de forma que una vez han dado luz verde desembarcarán las embarcaciones de asalto tipo Supercat compuesta cada una de un pelotón de nueve infantes de Marina, un movimiento que precede a la llegada de las Lanchas de Desembarco LCM, que portan medios motorizados y mecánicos. El ejercicio culmina con el apoyo del equipo aéreo y del repliegue final de los soldados con el reembarque de las secciones de fusiles.

Este desembarco forma parte de las maniobras Flotex 22 en las que participan más de 4.000 efectivos del Ejército español y de unidades de EEUU, Alemania, Italia, Reino Unido y Bélgica han participado desde el lunes en aguas del golfo de Cádiz, Estrecho y Mar de Alborán y en el Campo de Adiestramiento Sierra del Retín que se prolongará hasta el próximo 24 de junio.

Entre otras, participan en estas maniobras las unidades del Grupo de Proyección de la Flota: Juan Carlos I, los buque de asalto anfibio Castilla y Galicia y el Grupo Naval de Playa; la Brigada de Infantería de Marina Tercio de Armada que aporta, además de su Estado Mayor, dos Batallones de Desembarco, una batería de artillería y sus unidades de apoyo de servicio de combate; los buques de aprovisionamiento de combate Cantabria y Patiño, y las fragatas Blas de Lezo, Cristobal Colón y Almirante Juan de Borbón.

Las unidades aéreas que intervienen son los aviones AV8B Harrier; helicópteros SH30, SH60F, SH60B, AB212 y SCAN EAGLE, de la 9ª, 5ª, 10ª, 3 ª y 11ª Escuadrillas de la Flotilla de Aeronaves de la Armada; y reactores caza F -18 y Eurofighter, del Ejército del Aire, y el Ejército de Tierra participa con unidades de l Regimiento de Artillería de Costa 4 y Regimiento de Artillería Antiaérea 74.

Están presentes también en estas maniobras el portaviones británico HMS Prince of Wales, la fragata canadiense Halifax, la fragata italiana Luigi Rizzo que junto con la fragata Santa María operan como unidades de la EUROMARFOR, la fragata belga Leopold, el cazaminas alemán Bad Rappenau y una compañía estadounidense de los US Marine Corps se adiestrarán también junto con el resto de unidades.

La Armada española, que ha considerado este adiestramiento conjunto anual y avanzado como «el mayor y más importante ejercicio no ya de la Flota, sino de la Armada», señala que suponen «un salto cualitativo en el adiestramiento» y evaluación de capacidades de la Armada española y del grado de interoperabilidad y coordinación entre unidades de distinta procedencia.

Publicidad