Inicio Actualidad ‘El rey del cachopo’ le pide por carta a la juez escolta...

‘El rey del cachopo’ le pide por carta a la juez escolta para su hija a cambio de confesar la verdad

El procesado por el presunto homicidio y asesinato de su pareja, Heidi Paz, le ha enviado una carta a la jueza desde la cárcel. En la misiva, César Román le pide a la jueza protección o escolta para su hija menor de edad a cambio de revelar los nombres de los sicarios que les amenazaron de muerte a él y a la víctima el mismo día que descubrieron el cuerpo carbonizado de ella.

‘El rey del cachopo’ dio pistas por primera vez sobre este asunto en su segunda declaración ante la juez el mes de noviembre. Entonces, César Román le contó a la juez que él era inocente, que Heidi no era su pareja, manteniendo sólo una relación intermitente y que, el día en que se halló el cadáver, dos supuestos sicarios latinoamericanos le abordaron en la Glorieta de Cádiz cuando estaba con la fallecida. Según Román esos dos sicarios ya venían amenazándole desde hace tiempo por una presunta deuda  y ese día 13 de agosto les abordaron en la calle y les encañonaron en la cabeza y el estómago. Román no ha querido desde entonces desvelar quienes eran esos hombres, “entre los que se halla un policía”, dice, por miedo a que lo mataran a él o a su hija. Ahora, a tenor de la carta que ha enviado a la juez estaría dispuesto a hacerlo.

Dado su historial inventando historias y personajes, la policía no da ninguna credibilidad a este relato de Román

Visto el carácter manipulador del personaje y la tendencia del autodenominado ‘Rey del cachopo’ a inventarse historias y personajes de lo más variado la policía no da ninguna credibilidad al relato de Román. Creen que se trata de una maniobra para intentar exculparse ahora que la instrucción se acerca a su fin.

Muchos factores en su contra

Tras tomar declaración a decenas de testigos, la instructora igual que los investigadores creen que el asesinato de Heidi fue un crimen de género, y su autor, César Román. En su contra pesa el testimonio del taxista que le llevó a la nave a principios de agosto, cuando la policía cree que asesinó a Heidi, transportando el cadáver en una maleta hasta la nave de Usera en la que sería encontrado. El taxista le reconoce y asegura que le vio a él con la maleta aunque no acierta exactamente el color. Más peso aún tiene el hallazgo de ADN de Román en la maleta que contenía el cadáver y su huella en uno de los botes de sosa recogidos en la escena del crimen. El asesino roció el cadáver de Heidi para evitar que la reconocieran tras extirparle los implantes mamarios e intentar quemarlos para borrar su número de serie.

Román sigue insistiendo en que es inocente y relaciona el asesinato de Heidi con una supuesta deuda de miles de euros con gente peligrosa. Precisamente esta semana ha recibido una ayuda inesperada por parte de uno de los últimos testigos en declarar. El ciudadano rumano que trabajaba de encargado en las nave de Román donde se halló el cuerpo admitió ante la juez que disponía de una llave de la puerta trasera. Hasta ahora la juez contaba entre los indicios contra Román que supuestamente era el único que tenía las llaves del escenario del crimen.

Tras ese testigo, fue el turno de los policías y el final de esta tanda de declaraciones. El proceso que llevará a Román ante un tribunal popular se acerca a su final.