El sector afín a Sánchez en Euskadi busca impugnar las primarias en el PSE

Por más que existan 500 kilómetros de por medio, los temblores de Madrid se sienten en el País Vasco. De ello pueden dar fe en el Partido Socialista de Euskadi (PSE), que estos días recorre su propia travesía para definir su estrategia. Sólo hay dos opciones.

La primera, ratificar el ritmo impreso por su actual secretaria general, Idoia Mendia, quien puede presumir de haber logrado el acuerdo con el PNV para gobernar en coalición. La segunda, moverse hacia los postulados de “renovación” que defiende la corriente fiel a Pedro Sánchez en este territorio. Su candidato es Unai Ortuzar, ex concejal en la localidad vizcaína de Lemoa y actual responsable de la agrupación socialista de Arratia.

Hasta ahí no hay nada de tremendo. Una candidata, un candidato y unas primarias que, según el calendario aprobado, se celebrarán el 9 de julio. Sin embargo, la candidatura liderada por Ortuzar (que se presenta al frente de la plataforma Berritu Sozialistak) ha decidido darle un toque de emoción al asunto: en menos de una semana, sus promotores han presentado dos recursos ante el Comité de Garantías del PSOE para tratar de conseguir la anulación del proceso de primarias, alegando una serie de irregularidades que darían vuelo a Mendia y, al mismo tiempo, recortarían las alas a Ortuzar.

El primer recurso fue formulado por el abogado guipuzcoano Francisco Álvarez Barral, portavoz de Izquierda Socialista en Euskadi. En el texto enviado a Madrid, el jurista se quejaba de las formas empleadas por la dirección del PSE para fijar el calendario del proceso interno y advertía que “la actual secretaria general lleva tiempo de campaña, utilizando los medios del Partido”, tales como “las páginas en redes sociales” o “el grupo de WhatsApp del PSE-EE”. Para fundamentar sus acusaciones de competencia desleal, Álvarez Barral remarcaba que se había limitado “la posibilidad de que cualquier candidatura ajena a la actual dirección pueda llegar hasta los afiliados, tanto en la recogida de avales como en la campaña”.

La segunda reclamación del sector crítico contiene similares acusaciones, aunque varía la firma: en esta ocasión es el propio Unai Ortuzar quien pide a Ferraz la nulidad del proceso, tanto a nivel de su congreso a nivel de Euskadi como en los territorios de Bizkaia, Araba y Gipuzkoa, donde también deben renovarse las autoridades provinciales. En su nota (posteriormente difundida desde su cuenta de Facebook), Ortuzar lanza duras acusaciones contra la dirección del PSE. O lo que es lo mismo, contra Mendia, su rival.

Entre otras cosas, el aspirante a la secretaría general denuncia la “prohibición de realizar charlas informativas en las agrupaciones” socialistas para explicar su proyecto, “cuando otros compañeros sí las han utilizado”. También advierte que la dirección fijó el proceso interno antes de que se celebrase el Congreso Federal del PSOE para evitar que “pudieran ser de aplicación las modificaciones normativas propuestas por el nuevo Secretario General en su programa, en cuanto a los avales necesarios para concurrir a las primarias, cuyo porcentaje actual limita severamente la libre participación electoral interna cuando de candidatos alternativos a la dirección se refiere”. En otras palabras, cree que Mendia y su equipo se dieron prisa para ponerle las cosas aún más duras.

El espíritu de Patxi López

En el fondo (o no tanto) subyacen los enfrentamientos y rencores creados durante los convulsos meses vividos por la familia socialista tras la renuncia obligada de Sánchez y la instalación de la gestora. Cuando llegaron las primarias a nivel estatal, la secretaria general del PSE prometió que la dirección autonómica se mantendría neutral ante la pugna interna. Sin embargo, su respaldo al ex lehendakari Patxi López fue más que evidente. Ahora, con las primarias del socialismo vasco en el horizonte, Ortuzar y los demás “pedristas” lo tienen presente. Muy presente.

Más allá de estos recursos, el PSE mantiene firme su calendario. De hecho, entre este lunes y martes deben registrarse las precandidaturas. De momento no ha habido sorpresas: Mendia por un lado, Ortuzar por el otro. La primera se presenta bajo el lema “Garantía socialista”. El segundo está esperando que respondan a sus recursos. Si desde la sede nacional le diesen la razón, se convertiría en el no-candidato para las no-primarias. Emoción asegurada.

Loading...