Inicio Actualidad «El sistema político de los Estados Unidos», un ensayo elaborado por el...

«El sistema político de los Estados Unidos», un ensayo elaborado por el abogado de AD, Estanislao de Kostka, imprescindible para conocer la realidad norteamericana (I)

Alerta Digital reproduce por capítulos el libro escrito por nuestro abogado jefe, Estanislao de Kostka, sobre el  sistema político de los Estados Unidos de América, desde antes de sus orígenes hasta los inicios del siglo XXI.

Publicamos hoy el capítulo introductorio dada la magnitud de los acontecimientos políticos acaecidos en esta joven nación desde su fundación.

El objetivo es ofrecer una visión global inicial del sistema político estadounidense, que permita conocer los mecanismos de funcionamiento y ser a la vez guía de consulta. Se trata de un libro escrito desde la perspectiva de la Ciencia Política, esto es, más descriptivo que normativo y en el que se analiza el sistema político a partir de la realidad empírica. En él se estudia la organización y el funcionamiento de las instituciones políticas y cómo los actores han contribuido a la configuración del sistema político. Se analizan las distintas instituciones políticas por separado, su formación histórica, sus relaciones, su integración en el sistema político como un todo y el resultado que todo ello ha producido. Su pretensión ha sido desde una perspectiva didáctica y descriptiva, sistematizar las claves de funcionamiento político de la nación estadounidense.

Los orígenes del libro se remontan a 1991, fecha en la que el abogado jefe de AD tuvo la oportunidad de investigar tres años en Nueva York, mientras redactaba una tesis doctoral en Ciencia Política. Desde entonces, la apasionada lectura de bibliografía y la confección de numerosas notas sobre este original sistema político, hacían inevitable plasmar lo que empezó como fichas didácticas universitarias, en el libro que reproduciremos. No se trata de un alegato a favor o en contra de la nación estadounidense, sino de un relato descriptivo de la historia política, con especial incidencia en las instituciones y en los actores políticos, en el que no se realizan juicios de valor sobre los hechos políticos. El libro es versátil, en el sentido de que aún formando un conjunto inseparable, los capítulos pueden ser leídos en orden diferente al propuesto o ir directamente a un punto específico. Es un libro de lectura y de consulta a la vez, que aporta una visión explicativa del sistema político estadounidense desde afuera, puesto que su autor no es estadounidense. Un atrevimiento para algunos y, para otros, una visión probablemente menos sesgada de esta nación.

«El sistema político de los Estados Unidos»

Estanislao de Kostka Fernández.- Alex de Tocqueville fue de los primeros europeos en estudiar el sistema político estadounidense y, tras su regreso del nuevo continente al viejo, escribió lo que puede ser considerado como el primer análisis politológico de este sistema político. Sorprendido de su experiencia escribió:

«Confieso que he visto en América algo más que América: vi la imagen misma de la democracia, con sus tendencias, su carácter, sus prejuicios y su pasión, para conocer lo que tenemos que temer y esperar de su progreso”.

Casi dos siglos después las palabras del filósofo francés siguen llenas de contenido real. Los Estados Unidos de América son la “imagen misma de la democracia”, al menos de una de sus variantes y, constituye sin lugar a duda, uno de los sistemas políticos a los que se le presta mayor atención. Esta joven República, que se inició como un proyecto de nueva vida de emigrantes europeos ha ido configurando en los poco más de dos siglos de historia, todo un entramado social, político, económico y cultural, que ha dado origen al paradigma de las democracias occidentales capitalistas. Este hecho, así como su liderazgo militar y económico desde mediados del siglo XX hasta la actualidad, le convierten en un sistema político no exento de detractores. No obstante, como señaló el Juez del Tribunal Supremo Robert Jackson en 1952:

“Con todos sus defectos, sus demoras e inconvenientes, no ha descubierto todavía el hombre una técnica [política] que preserve más tiempo el gobierno libre, que el Gobierno esté sometido a la Ley y que la Ley sea promulgada por el Congreso.2

El historiador James Truslow Adams acuñó el concepto de “ideal norteamericano” en 1931, con el que expresaba una idea presente en la nación estadounidense: la creencia en una sociedad abierta, dinámica, fundada en la promesa de la oportunidad individual y en una mejor vida para cada generación. En sus propias palabras, “no es meramente la esperanza de una movilidad social rápida, tiene que ver también con la arraigada creencia en el concepto de meritocracia. Los estadounidenses son más propensos que otros pueblos demócratas a creer en el éxito de las personas se debe al talento, al trabajo y a las realizaciones reales del individuo, más que a la clase social en la que se nace”.

Es innegable que el sistema político social estadounidense, como cualquier otro, genera profundas distorsiones e impide que todos los individuos tengan las mismas oportunidades de acceder a los recursos. Pero no es menos cierto que los esfuerzos gubernamentales por extender los derechos a grupos que han estado discriminados, se han visto acompañados de un aumento continuo de las oportunidades de educación. En este sentido, es preciso entender que en la mentalidad estadounidense la educación es en cierto modo política social y se le concibe como un medio para el acceso a las oportunidades.4 Valga este ejemplo para significar la importancia de contextualizar los hechos históricos, políticos y culturales, en su tiempo y en su gente. Sólo así la aproximación al sistema político que ahora iniciamos será efectiva.

Dividimos nuestro cometido en trece capítulos. Empezamos con los orígenes remotos, no ya de la nación sino de los primeros pobladores de los territorios americanos. Describimos el proceso constitucional que da origen a este peculiar sistema político federal y relatamos la historia política de la nación estadounidense a través de todas las elecciones presidenciales celebradas. Tras definir las peculiaridades del sistema federal estadounidense, nos detenemos en la descripción de los tres poderes: el legislativo, el ejecutivo y el judicial; para a continuación referimos a tres actores que intervienen de forma decisiva en el sistema político: la burocracia, los partidos políticos y los grupos de presión. Acto seguido analizamos el complejo sistema electoral estadounidense, así como las características definitorias de la cultura política, del comportamiento electoral y de la ardua lucha judicial por las libertades y los derechos civiles. Terminamos este texto introductorio al sistema político estadounidense, con un repaso a la política exterior de la nación estadounidense desde sus orígenes, hasta el momento anterior a las elecciones presidenciales de 2012.

En 1990 los Estados Unidos de América era la segunda nación que más porcentaje del Producto Interior Bruto dedicaba a educación pública, un 4,9 por ciento, sólo por debajo de Canadá.