Inicio Actualidad El Supremo británico rechaza definitivamente el plan para deportar inmigrantes a Ruanda

El Supremo británico rechaza definitivamente el plan para deportar inmigrantes a Ruanda

El Tribunal Supremo de Reino Unido ha rechazado el recurso del Gobierno británico para autorizar la deportación de migrantes a Ruanda, uno de los grandes objetivos en materia de política migratoria que defendía el Ejecutivo de Rishi Sunak, que llegó a organizar en junio uno de estos vuelos.

Este primer vuelo quedó paralizado ‘in extremis’ por intervención del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que respondió a una queja de organizaciones. A finales de junio, un tribunal británico determinó que el plan de deportaciones asumido por los últimas administraciones era ilegal.

El Supremo ha rechazado este miércoles el recurso del Gobierno, entre otras razones porque cree que el plan no examina a fondo si Ruanda puede considerarse un país seguro ni ofrece suficientes garantías de que, por ejemplo, los migrantes no puedan ser deportados en un futuro a las zonas de las que previamente habían escapado, informa la BBC.

El acuerdo fue pactado en inicio en abril de 2022, durante la etapa de Boris Johnson en Downing Street y entronca con los mensajes que después ha asumido Sunak, que ha hecho de «frenar los barcos» en el canal de la Mancha uno de sus grandes lemas. Más de 220 migrantes han muerto en esta ruta desde el año 2014, 14 de ellos este año, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

«No es el resultado que queríamos», ha admitido Sunak, en una primera reacción en la que también se abre a estudiar «próximos pasos». «Hemos pasado los últimos meses planeando todas las eventualidades y seguimos plenamente comprometidos con frenar los barcos», ha recalcado el ‘premier’ en un comunicado.

En este sentido, se ha agarrado a la idea de que, según las sucesivas sentencias, «enviar migrantes ilegales a un tercer país seguro para su procesamiento es legal», lo que abre la puerta a iniciativas similares a la de Ruanda, si bien por ahora no hay ningún otro compromiso cerrado.

Sunak ha advertido de que «la inmigración ilegal destruye vidas y cuesta millones de libras al año a los contribuyentes británicos», por lo que cree necesario hacer «lo que haga falta». «Cuando las personas sepan que si vienen aquí ilegalmente no podrán quedarse, dejarán de venir y frenaremos los barcos», ha apostillado.

Posibles cambios legales

En declaraciones en la Cámara de los Comunes, ha planteado incluso la posibilidad de «revisar los marcos legales internos» si se hace necesario para adecuarlos a futuras medidas. «El Gobierno ha estado trabajando ya en un nuevo tratado con Ruanda y cumpliremos al albor de la sentencia de hoy», ha añadido.

El ministro del Interior, James Cleverly, también ha sugerido una potencial revisión de los pactos suscritos al apuntar que el Gobierno «todavía» no puede enviar migrantes a Ruanda. También ha afirmado que otros países europeos, como «Italia, Alemania y Austria», están «explorando» la posibilidad de aplicar modelos similares: «Claramente hay interés por este concepto».

Boris Johnson, que ha reaccionado en un artículo publicado en el Daily Mail, ha emplazado igualmente a la actual Administración a cambiar las leyes para que Ruanda pueda ser catalogado como «país seguro» a todos los efectos, tanto políticos como judiciales.

La exministra del Interior Suella Braverman, cesada esta misma semana, avisó el martes en una dura carta contra Sunak que una derrota en el Supremo implicaría volver «a la casilla de salida» y sin un «‘plan B’ creíble» sobre la mesa. Según Braverman, pidió en varias ocasiones alternativas al primer ministro, pero nunca respondió.

Por su parte, el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, favorito en los sondeos para convertirse en primer ministro británico tras las elecciones, ha descrito el fallido plan migratorio del Ejecutivo como «un espectáculo ridículo y patético». Ha reclamado que se trate el tema de las llegadas de migrantes «con la seriedad que merece».

Ruanda se defiende

Las reacciones también han llegado desde Ruanda, cuyo Gobierno ha dejado claro que la decisión final sobre el tema recaía en el sistema judicial de Reino Unido. Sí ha cuestionado, no obstante, que Ruanda no sea considerado «un tercer país seguro» y ha defendido los compromisos del país africano con las «obligaciones internacionales» y con dar un «trato ejemplar» a los refugiados.

«Nos tomamos en serio nuestras responsabilidades humanitarias y seguiremos haciéndolo», ha subrayado el Gobierno ruandés, que siempre había defendido su apuesta por integrar en la sociedad local a los migrantes que fuesen trasladados desde Reino Unido.

Sunak y el presidente de Ruanda, Paul Kagame, han mantenido un primer contacto telefónico tras la publicación de la sentencia, para dejar claro el «firme compromiso» de ambas partes de seguir trabajando para que «funcione» la «alianza migratoria». El ‘premier’ británico ha agradecido el trabajo de las autoridades ruandesas durante los últimos 15 meses, informa Downing Street.