El tiempo vuela de bar en bar

Uno de los principales logros del ensayo es su capacidad para mirar con lupa ciertos modelos de sociedad y analizar sus peculiaridades. En Gente casi perfecta, el mito de la utopía escandinava (Capitán Swing), Michael Booth lo hace con las idealizadas vidas de los europeos del Norte a través de su historia y su cultura.

El tiempo sigue siendo un tema recurrente en el ensayo: este año se publicó Cronometrados (Taurus), donde Simon Garfield elabora una historia cultural de la obsesión humana por la gestión del tiempo: desde el empleo del sol para medirlo cuando no había otro instrumento a mano, hasta los cronómetros más precisos. El espacio es otro de los temas de la ensayística universal, de ahí que el antropólogo Marc Augé le dedique su nuevo ensayo Elogio del bistrot (Gallonero) a uno de los principales lugares donde se establecen relaciones e intercambios en Francia: las casas de comidas en las que se juntan burgueses y obreros para beberse un vino y comer un guiso. Pero Europa es extensa y a lo largo de su geografía asoman sus variantes, especialmente en lo que respecta a lenguas y dialectos. Hasta 60 de ellos explora el lingüista holandés Gaston Dorren en Lingo (Turner), una guía destinada a saciar la curiosidad etimológica de cualquiera gracias a sus numerosos ejemplos y datos insólitos.

Cruzando el Atlántico llegamos a La fabulosa taberna de McSorley (Jus), las crónicas reunidas del periodista estadounidense Joseph Mitchell, un clásico reportero de The New Yorker. Mitchell fue un retratista verbal de excepción, como muestran estos perfiles de la gente anónima que pobló la ciudad en la década de 1930. Gracias a él no olvidamos que la Gran Manzana, y el país al completo, fue y sigue siendo modelo de diversidad. Digan lo que digan en la Casa Blanca.

Loading...