Inicio Actualidad El Tottenham se viene arriba y pide ¡235 millones! por Eriksen

El Tottenham se viene arriba y pide ¡235 millones! por Eriksen

El Tottenham Hotspur, con su controvertido presidente a la cabeza, Daniel Levy, está resignado ante la irremediable venta de Christian Eriksen este próximo verano. El jugador danés se niega renovar pese al fuerte interés que tienen los Spurs, que vienen intentándolo durante toda las temporada, pero las exigencias del jugador no han sido satisfechas y éste finaliza su contrato con los londinenses en el verano de 2020, por lo que en el próximo mes de enero sería libre de firmar por cualquier otro equipo.

El Real Madrid es uno de los que más se ha interesado por la situación de Eriksen en los últimos meses. En la agenda de Florentino Pérez está el nombre del danés como uno de los futuribles para el conjunto blanco la próxima temporada. Se espera una gran revolución en los albores del Santiago Bernabéu y el mediocentro de los Spurs encajaría, por su estilo de juego y clase y por su personalidad tranquila, muy del corte de Luka Modric que tan bien cuajó en la capital. Además, es un jugador del agrado de Zinedine Zidane, por el que pasarán todas las decisiones.

Pero el Tottenham, sabedor que se puede ir completamente gratis la próxima temporada, quiere sacarle rédito a las seis temporadas que ha vestido la elástica londinense el ex del Ajax, una vez asumida que la única salida es venderle. Levy, molesto por la negativa de Eriksen a la oferta de renovación, le ha tasado en 200 millones de libras tal y como desvelan en Daily Star Sunday, al cambio en euros son casi 235 millones, una auténtica barbaridad que rompería el mercado como el fichaje más caro de la historia, y un precio que desde luego, el Real Madrid no está dispuesto a pagar.

Desde las oficinas de Concha Espina intentará jugar con el deseo del jugador, que no es otro que firmar por el Real Madrid, un viejo anhelo de la niñez del danés. El interés de Eriksen por firmar por los blancos, recíproco en este caso, será la bala que intentará usar Florentino Pérez ante Daniel Levy para rebajar las pretensiones del mandamás de los Spurs, un precio desorbitado y fuera de mercado.