El tránsito hacia el PDECat deja cinco mil militantes de CDC en el limbo

Cinco mil militantes de la antigua CDC se han perdido por el camino y no han completado, al menos hasta ahora, el tránsito hacia el Partit Demòcrata Europeu Català (PDECat). La nueva formación creada el mes de julio tiene en la actualidad, según los últimos datos de que dispone el partido, 12.036 asociados, de los que 9.622 (80%) provienen de CDC y 2.414 (20%) no habían formado nunca parte de las históricas siglas creadas por Jordi Pujol. Unos números que, si se comparan con la última cifra oficial de afiliados a CDC –los 14.620 que podían participar en la consulta interna del mes de mayo para decidir, como así fue, si se fundaba una nueva fuerza política–, revelan que, frente a los 9.622 que se han apuntado al PDECat, 4.998, que representan el 34%, no lo han hecho.

La dirección de la nueva formación es consciente desde el primer instante de que la implantación es precisamente uno de los principales caballos de batalla a los que se enfrenta, pero, a pesar de este déficit en lo que a antiguos militantes de CDC se refiere, está satisfecha de llegar al momento en que se culmina el despliegue orgánico –con las primeras reuniones del consejo nacional mañana y del comité nacional el lunes– con 4.000 asociados más de los que tenía cuando se fundó: los 12.000 actuales frente a los 8.000 de julio. Y también valora, en este contexto de cosas, las características propias y diferentes que aportan los afiliados de nuevo cuño al proyecto del PDECat respecto a la militancia procedente de CDC. Por un lado, contribuyen al rejuvenecimiento, de manera que el 29% de los asociados nuevos es menor de 40 años y el 53% lo es de 50, frente al 12% y al 32% respectivamente en el caso de los que antes estaban en CDC. Y, por otro, representan un aumento significativo en cuanto al número de mujeres, que se sitúan en el 40% frente al 34%.

La impresión de la dirección es que el partido se va asentando de manera progresiva entre las franjas de edades medias y de forma transversal en el conjunto del territorio y el objetivo, en todo caso, es seguir creciendo sin fijarse ningún límite. Una de las acciones que la cúpula tiene previsto poner en marcha para conseguirlo es una “campaña continuada de afiliación para ensanchar las bases del partido y del proceso desde este carril central del soberanismo que queremos representar”, según adelantó ayer Lluís Soler, responsable de comunicación y datos de la dirección ejecutiva del PDECat. La campaña, de todos modos, no se activará hasta que la formación disponga de un logotipo y una imagen corporativa definitiva, para que la gente tenga clara de una vez la marca que tiene la fuerza política heredera de CDC y que hasta ahora, debido a los distintos contratiempos que rodearon la concreción del nombre del nuevo partido, no había sido posible diseñar.

El logotipo y la imagen del PDECat saldrán del concurso de ideas convocado al efecto y al que se han presentado un total de 156 propuestas –“lo que refleja que se trata de un proyecto vivo que despierta el interés de la ciudadanía”, en palabras de Lluís Soler– y sobre el que la dirección decidirá en los próximos días. La idea ganadora tendrá 5.000 euros de premio y será desarrollada después por un profesional del sector del diseño, con el propósito de que refleje que se trata de “un partido nuevo, moderno, digital, catalanista, independentista, europeísta y humanista, al servicio del progreso y la libertad de Catalunya y sus ciudadanos”.

Loading...