Inicio Actualidad El truco criminal está en el tratamiento

El truco criminal está en el tratamiento

Murió a los 18 años la modelo brasileña Valentina Boscardin por COVID-19.

Contrajo una gripe fuerte que le provocó inflamación en los pulmones. A esa gripe la catalogan como Covid-19, aunque no hayan visto ni aislado ese supuesto virus jamás. La inflamación pulmonar genera neumonía e hipoxia. Y tenía gripe también mucha tos. Y el paciente necesita aportación artificial de oxígeno.

El truco criminal está en el tratamieto: suministran a los pacientes con neumonía un tratamiento especial Covid que consiste en corticoides y/o esteroides para reducir la inflamación pulmonar. El problema radica en los efectos secundarios, que inhiben el sistema inmunológico del paciente durante 6 meses. Los pulmones se recuperan más o menos rápido con los corticoides/esteroides, pero convierten al paciente en algo parecido a un sidoso, sin defensas durante meses, pudiendo contagiarse otras enfermedades infecciosas e incluso provocarle algún tipo de cáncer.

Cuando tuve neumonía y gripe y fui ingresado en el hospital, pedí los prospectos de todos los medicamentos que me estaban poniendo y renuncié a los corticoides y esteroides. En su lugar, descubrí que algunos hospitales estaban curando la neumonía y la fibrosis quística con ibuprofeno, que es un potente antiinflamatorio sin el efecto secundario de inhibir el sistema inmune, con bastante éxito. Todos los pacientes curados con ibuprofeno. Yo, además, estve tomando muchas vitaminas diferentes en buena cantidad y mucho ácido ascórbico añadido al zumo de limón y 3 ó 4 pastillas de ibuprofeno de mg cada 5 horas.

Los médicos al principio me presionaron e incluso acosaron, como si les estuvieran pagando comisiones por aplicar el tratamiento covidiano. Y tuve que amenazarles con denunciarlos por intentar imponerme un tipo de tratamiento con el que no estaba de acuerdo. Y les exigí me dieran un tratamiento tradicional basado en antibióticos generales, suero potásico, anticoagulantes, oxígeno, etc, sin corticoides ni esteroides. Y aquí estoy ya en casa, aún recuperándome, pero mejorando, con mi sistema inmune trabajando al 100% para mí.

Comparte este artículo

Publicidad