Inicio Actualidad El truco infalible para enfriar tu coche ante temperaturas extremas

El truco infalible para enfriar tu coche ante temperaturas extremas

Bajar una ventanilla y generar una corriente de aire con la puerta del lado opuesto puede reducir la temperatura en casi diez grados

S. M.

En plena ola de calor, nuestro coche se convierte en un auténtico horno después de pasar varias horas aparcado bajo el sol. La forma más habitual para solucionar este problema consiste en bajar las ventanillas o conectar el aire acondicionado a la máxima potencia esperar unos minutos fuera del vehículo hasta que la temperatura baje unos pocos grados.

Sin embargo, existen personas a las que no les gusta usar el aire acondicionado o conducen un coche que no posee esa tecnología. Para ellos, existe una
ingeniosa técnica que permite bajar casi diez grados la temperatura del interior del vehículo en apenas un minuto y que, además, es posible aplicar con el motor apagado.

El sistema consiste en bajar completamente una ventanilla del vehículo antes de abrir y cerrar enérgicamente la puerta del lado opuesto cinco veces. Según explicó un profesor universitario a una cadena de televisión japonesa, el efecto de presión-depresión generado por el movimiento de la puerta provoca una fuerte corriente de succión dentro del habitáculo. Así, el aire caliente sale por la puerta y es sustituido por el fresco que entra por la ventanilla abierta.

Aunque con esta sencilla acción no se consigue enfriar totalmente el interior, al menos consigue que los
primeros minutos de conducción no sean un suplicio y, en el caso de poseer aire acondicionado, consigue que este termine de refrescar el vehículo mucho más rápidamente. Algo que se traduce en un notable ahorro de tiempo y energía, que al precio actual de la gasolina, no viene nada mal.

Además del truco expuesto,
siempre podemos ser previsores. Recuerda que un elemento tan simple como un parasol ayuda a que el coche sobrelleve mejor el calor del verano. Colócalo en el parabrisas al aparcar para que la temperatura interna baje hasta 10 grados. Al volver a acceder notarás una temperatura más amigable, evitarás gastar combustible forzando la climatización y también un desgaste prematuro de ajustes, plásticos y revestimientos de a bordo.

Publicidad