Inicio Actualidad Embutidos, vinos, licores y aceites son los alimentos más robados en 2022

Embutidos, vinos, licores y aceites son los alimentos más robados en 2022

Los embutidos, seguidos de los vinos y los licores, los aceites y las conservas y ahumados se sitúan en el «top» de los productos de alimentación más hurtados durante el pasado año, según un estudio de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, la consultora NIQ y Checkpoint.

En general, el 0,9% del total de la facturación de los minoristas en 2022 fue «pérdida desconocida», aunque esta cifra ha sido desigual para todos, pues en el caso de algunos detallistas el dato se sitúa en un 31%. El estudio, difundido este jueves durante el Congreso de la Pérdida Desconocida de la asociación de empresas de gran consumo -alimentación e higiene- Aecoc, muestra un incremento de los hurtos, con un valor que asciende a los 144 euros por acción.

Destaca que el 53% de los hurtos son acometidos por bandas organizadas que operan con fines lucrativos y suponen un «gran problema» para la seguridad de los establecimientos, ha indicado el informe. Según los datos que ha presentado el director de Comercio Electrónico de Aecoc, Álex Sánchez, la «pérdida desconocida» sigue siendo «muy alta», en total, el comercio pierde 1.500 millones de euros al año por este motivo.

Al detalle, un 70% de este tipo de pérdida corresponde al hurto y el 30% a errores de administración, además, se ha producido un incremento del 23% en el fraude cometido en la venta «online». Durante la mesa redonda «Analizando el hurto un año después de la reforma del Código Penal», diferentes fuerzas de seguridad del Estado han analizado la evolución de los hurtos y la respuesta de la administración.

En ella, el jefe del Grupo de Multireincidentes de Investigación Criminal de Barcelona de los Mossos d’Esquadra, Albert Férriz, ha esbozado una radiografía de los lugares donde son más frecuentes los robos, según los datos en esta comunidad autónoma.

En primer lugar se sitúa el comercio general, que incluye el textil y la electrónica, en segundo el sector de la alimentación y en tercera posición se encuentra la hostelería.

Otro de los factores que también ha analizado Aecoc es la situación actual de las cajas de autopago frente a los hurtos, lugar en el que el 69 % de los encuestados han afirmado estar de acuerdo con que se deberían incluir más «medidas disuasorias» para evitar estos delitos.

Según los datos del informe, el 56% de las empresas admiten que el hurto en cajas de autopago es mayor y que los ladrones prefieren este tipo de cajas para hurtar en vez de las cajas asistidas por cajeros.

En general, existe una tendencia al alza en la instalación de cajas checkout (verificación) de autopago por toda la geografía española, ya que uno de cada cuatro minoristas afirma que sus establecimientos ya disponen de estas cajas, y demanda soluciones antihurto eficaces.