Inicio Actualidad Emergencia sanitaria: Sanidad fija criterios comunes y avala abrir terrazas en el...

Emergencia sanitaria: Sanidad fija criterios comunes y avala abrir terrazas en el nivel de riesgo alto

El Ministerio de Sanidad ha fi­jado al fin unos criterios comunes para todas las comunidades autónomas (y también los mu­nicipios) en la estrategia para contener el coronavirus. Se trata de una ampliación del plan de respuesta temprana –aprobado en julio por unanimidad en el Consejo Interterritorial de ­Salud– por la que ahora se fijan cuatro niveles de riesgo y las medidas que deberían tomarse según cada escenario. Los indicadores se refieren a la incidencia acumulada de casos en 14 y 7 días, así como en mayores de 65 años, el porcentaje de positividad de las pruebas diagnósticas y el de casos con trazabilidad. También determina los porcentajes en cuanto a ocupación de camas en planta y en uci.

Los cuatro niveles que se describen son bajo, medio, alto o extremo. Las medidas que incluye este plan de alertas de Sanidad son siempre de mínimos –es decir, cada autonomía puede endurecerlas– y se corresponden a las que ya rigen actualmente para limitaciones de aforos, reuniones, horarios o actividad social, entre otras. Así, en lo que respecta a las restricciones sobre bares y restaurantes, ni en el escenario de riesgo extremo se prevé el cierre total de estos negocios. Sí que en el nivel 3 establece el cierre de los interiores de los locales de restauración, pero permite las terrazas con un aforo máximo del 50% siempre que haya una distancia mínima de dos metros.

En el nivel 3, donde estaría Catalunya, se prevé el cierre del interior de bares pero aforo exterior del 50%

Según estos criterios homogéneos y atendiendo a los últimos datos publicados por Sanidad, Madrid, Navarra, Castilla y León y Aragón estarían en el nivel extremo, el 4. Catalunya, por su parte, se situaría en el nivel 3, aunque el crecimiento de las últimas semanas (algo que también se tiene en cuenta) la acerca claramente al riesgo extremo.

Tal nivel se alcanza cuando hay más de 250 casos por 100.000 habitantes en 14 días (150 casos si la población afectada es mayor de 65 años), la positividad supera el 15% y el porcentaje de trazabilidad está por debajo del 10% (aquellos recogidos como contactos de casos confirmados). También los territorios con una ocupación de camas en planta del 20% y del 25% en la uci. No es preciso tener todos los indicadores por encima de estos límites para estar en riesgo extremo: un territorio debe tener dos o más indicadores del bloque epidemiológico y al menos uno del bloque asistencial.

El nivel 4, el máximo, solo prevé medidas más drásticas referidas a la limitación de la movilidad, cierres perimetrales “u otras restricciones del movimiento”.

El nivel 3 equivale al riesgo alto: grupos máximos de 6 personas, horario para que las personas mayores de 70 años puedan hacer actividad física, recomendación de teletrabajo, velatorios y entierros con entre 10 y 15 personas, congresos y seminarios solo de forma telemática, aforo del 30% en los lugares de culto y se prohíbe cantar, limitación del aforo al 30% en autobuses, metro, trenes, aviones. Los comercios limitan su aforo al 25% y los bares y restaurantes, cierre del interior y terrazas abiertas al 50%, entre otras medidas.

A medida que se reduce el nivel de riesgo, obviamente las restricciones son más laxas.

En cuanto a los municipios de menos de 5.000 habitantes se analizará “el contexto y la situación de cada lugar. En este sentido, más que establecer niveles de riesgo se deben adoptar medidas muy adaptadas y dirigidas a las características del territorio”, señala el plan de Sanidad.

El objetivo de homogeneizar en toda España la estrategia contra la Covid-19 es que cuando una comunidad detecte que se alcanzan los indicadores ahora definidos pongan en marcha las medidas fijadas. En este plan llevan trabajando los expertos tres semanas, ayer fue analizado en la comisión de salud pública y la semana que viene se debatirá en el Consejo Interterritorial el próximo miércoles.

En julio pasado, el Ministerio que dirige Salvador Illa propuso a las comunidades el plan de respuesta temprana a la pandemia, aunque ahora se ha completado con los indicadores epidemiológicos y asistenciales. Hace tres meses tanto el ministro como el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, justificaron que no se habían introducido los criterios debido a la diversidad del territorio español. Entonces adujeron en contra de una estrategia más homogeneizadora en cuanto a las medidas al entender que las grandes ciudades no tienen las mismas características que las áreas rurales.