“En As Neves ya no queda nada por arder”

Como muchos domingos, María G. salió a correr por la mañana por la zona boscosa que separa Salvaterra de Miño, donde reside, de As Neves, donde viven sus padres y un hermano: “La sensación que tuve ayer fue la misma que tuve cuando llegué a Santo Domingo y Cuba. La temperatura era muy inusual para el mes de octubre en Galicia. El aire era pesadísimo, mucho más caliente de lo normal. Lo atribuí a los incendios de Portugal, pero no creí que el fuego fuera a traspasar el río”.

Hacía el mediodía, su padre, César, se acercó a la orilla del río Miño, que en esa zona hace de frontera natural con Portugal. Justo en el margen del río, César tiene una plantación de manzanas ecológicas. “A las 12 horas ya vi lo que se avecinaba. El fuego avanzaba muy rápido y con mucha fuerza desde Portugal. Al otro lado del río está lleno de eucaliptos muy altos. Antes de las 14 horas el fuego ya había traspasado el río y amenazaba las fincas de los alrededores”.

Una fábrica de maderas se calcinó por completo

Esta zona arde casi cada verano, pero María no había visto en 41 años que el fuego pasara a las casas. “Mis hermanos tienen unos terreno de ‘paintball’ en el margen del río, que ya ardieron hace cuatro años. Pero con mangueras siempre se pudo parar antes que amenazara las casas”.

Esta vez, sin embargo, las llamas avanzaron hasta arrasar buena parte del núcleo urbano de As Neves. La razón hay que buscarla en un conjunto de factores de riesgo que se conjugaron para favorecer el fuego. El terreno estaba muy seco, ya que prácticamente no ha llovido en los últimos tres meses.

La angustia que experimentaron los vecinos queda fielmente reflejada en algunos de los testimonios gráficos que se han compartido en las últimas horas a través de las redes sociales:

Adicionalmente, muy cerca del huerto ecológico de César hay una fábrica de maderas. Cuando las llamas ya acechaban el aserradero, César se intentó poner en contacto con el gerente de la empresa para que al menos retirara los vehículos. Pero no se pudo contactar con el responsable y la fábrica se calcinó por completo.

Una fábrica de madera arde en As Neves (Pontevedra). María García
Una fábrica de madera arde en As Neves (Pontevedra). María García

Más del 90% del municipio afectado por las llamas

Al menos tres de las casas del municipio ardieron también. El alcalde, Xosé Manuel Rodríguez, dijo ayer que más del 90% del municipio ha quedado afectado por las llamas. Los vecinos lo confirman: “Aquí ya no queda nada por arder”, dice César.

Los nevenses tuvieron que luchar prácticamente sin medios contra el fuego hasta las 17 horas de la tarde, cuando llegaron algunas dotaciones de bomberos y otros medios aéreos, que se centraron en remojar la zona del aserradero, la más peligrosa.

Algunos vídeos compartidos en las últimas horas en las redes sociales muestrán cómo el fuego invadió el espacio urbano:

Los vecinos pedían que el hidroavión descargara también sus depósitos sobre las casas, los edificios donde se guarda leña y las zonas donde arremolinaban los animales, pero no había medios para atender todas las necesidades:

“Lo pasamos muy mal. Se fue la corriente, nos quedamos sin agua y los bomberos no llegaban porque estaban atendiendo otros fuegos por el territorio. Hacía mucho viento. Ardió todo; los montes, las fincas, las casas y hasta el Ayuntamiento”, se lamenta César.

Vecinos ponen a salvo a sus mascotas As Neves, Pontevedra. (AP Photo/Alba Sotelo)
Vecinos ponen a salvo a sus mascotas As Neves, Pontevedra. (AP Photo/Alba Sotelo)

Aislados hasta las 21 horas

La Guardia Civil cortó todos los accesos al barrio de la estación de Las Nieves sobre las 14.30 horas. Para entonces, el fuego ya atravesava las carreteras que dan acceso a As Neves. Los casi 4.000 habitantes del municipio estuvieron prácticamente incomunicados hasta las 21 horas de la noche, cuando ya no quedaba casi nada por arder.

Tampoco había luz, porque todos los postes y cable eléctricos van por el aire en esa zona, así que se cortó la corriente. “Para llegar al pueblo tuvimos que atravesar la frontera de Portugal y coger la carretera que transita a la vera del río Miño”, comenta María. Cuando llegó, el panorama era desolador.

Los incendios forestales mantenían esta mañana interrumpida la circulación ferroviaria entre las localidades pontevedresas de Salvaterra de Miño y As Neves y los municipios lucenses de A Pobra do Brollón y Monforte de Lemos.

La Guardia Civil cortó el acceso a As Neves desde primera hora de la tarde.
La Guardia Civil cortó el acceso a As Neves desde primera hora de la tarde. (Alba Sotelo)

En la zona prácticamente no ha llovido en los últimos tres meses…hasta hoy

“Esto se acabó. Será difícil que nos podamos recuperar. Costará años”, dice César.

“Sólo el tiempo lo dirá”, piensa María, más optimista. “Hace sólo cuatro años, la plantación de frutales ya ardió. Y en este tiempo se regeneró de una manera impresionante. Todo había florecido de nuevo. Y ahora ha vuelto a quemarse. Si llueve, ¿por qué no va a regenarse otra vez?

Toda la zona ha amanecido inundada por el humo. Pero meses después de las últimas lluvias, sobre las 9 de la mañana cayerón cuatro gotas en As Neves. Quién sabe si es el preludio del agua que está por llegar, y que tal vez pueda contribuir a que esta zona maltratada por la naturaleza y la vil mano del hombre pueda resurgir de sus cenizas una vez más.

Esto se acabó. Será difícil que nos podamos recuperar. Costará años

Un aserradero del concello pontevedrés de As Neves ha quedado totalmente calcinado tras el paso del fuego. EFE/Cabalar
Un aserradero del concello pontevedrés de As Neves ha quedado totalmente calcinado tras el paso del fuego. EFE/Cabalar
Loading...