Inicio Actualidad En el punto de mira del Bernabéu

En el punto de mira del Bernabéu

El Real Madrid ganó al Valladolid este sábado pero ni mucho menos el Bernabéu se fue contento. Al contrario. La afición madridista explotó tras los últimos resultados, especialmente la sufrida goleada en el Camp Nou, y pitó a varios jugadores, que quedaron señalados de forma muy clara.

Sergio Ramos, Gareth Bale y Marco Asensio salieron del partido muy tocados. A ninguno les perdonaron su mal estado en las últimas semanas. Y sus compañeros no pueden darse por contentos, ya que al descanso también se llevaron una sonora pitada que retumbó en el Bernabéu.

El duelo ante el Real Valladolid lo acabó ganando el Real Madrid en la fase final del partido. Tuvo que salir el nuevo, Vinicius, para arreglar un encuentro en el que los blancos merecieron incluso perder, con dos remates a la madera del equipo pucelano. La aparición del joven brasileño salvó al Madrid de Solari y dio los tres puntos al equipo blanco, colocándose en la sexta posición.

Los juicios del Bernabéu

Pero en el Bernabéu, lógicamente, se quiere más. Antes de los dos goles finales (después Ramos metió de penalti), Solari hizo los tres cambios, momento para que la afición juzgara a los futbolistas cambiados. Solo se salvó Casemiro, del que nunca se ha dudado su entrega. Después se fue Bale y el galés se llevó una sonora pitada, fruto de su ausencia de liderazgo y malos partidos del último mes. Más tarde tampoco se libró Marco Asensio, que se llevó los primeros silbidos del Bernabéu por su pobre estado en los últimos tiempos. El mallorquín está muy señalado por todos los sectores y agota la paciencia además de la oportunidad de seguir siendo titular.

Sorprendieron también los pitidos a Sergio Ramos, especialmente al inicio del encuentro cada vez que tocó el balón. El capitán, por eso lo es, después reivindicó a su grupo, entendió el cabreo del público y aceptó la actual situación. Además no se escondió. Cuando hubo penalti, él cogió el balón (pese a que el Bernabéu comenzó a gritar que se lo cediera a Vinicius), marcó el segundo gol y se señaló así mismo, al escudo y se reivindicó.

El partido ante el Valladolid fue un juicio al equipo y especialmente a jugadores a los que el Bernabéu señaló como culpables de la pésima racha que llevó a Lopetegui a la destitución. Tiempo tienen todos de corregir y darse por avisados, porque el fútbol sigue.