Inicio Actualidad Enalteciendo a todo amante de la verdad

Enalteciendo a todo amante de la verdad

Porque la Verdad y la Justicia consiguiente sabemos que no están de moda, es por lo que urge un enaltecimiento en defensa de todo ciudadano que por la nobleza y el amor al orden natural y sobrenatural, ponga por encima de todo el amor a Dios, origen de toda verdad intemporal y de toda justicia defensora del inocente y de las causas nobilísimas de la religión y de la patria.

Nada sin Dios, que es la perfección absoluta y base de toda sociedad que se precie de albergar las condiciones sapientísimas de la convivencia y el progreso integral de las naciones.

“Quien me confiese ante los hombres, Yo también le confesaré ante mi Padre del Cielo (Mat. 10, 32). “Quien no está conmigo, está contra Mí”.

Magnífica entrevista la que acabo de leer en “El Español Digital” (del 3-7-21) por parte de este gran personaje, Ramiro Grau Morancho. (Licenciado en Ciencias del Trabajo, abogado, profesor de derecho penal y administración, ex juez y ex fiscal, con más de treinta libros en su haber y miles de artículos en prensa, diarios digitales y revistas jurídicas especializadas, como Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

Como para no dar crédito a su segunda edición de “El virus socialista de Ábalos”, denunciando todas las corrupciones de este sistema de ensaladas mixtas de liberalismo ateo, socialismo comunista y materialismos negadores de todo concepto religioso y trascendente en fe y razón.

Incontestable en sus rotundas aseveraciones contra esta figura pseudo-política de un tal Ábalos y las mentiras que se ocultan amparadas por el falso privilegio de los aforados, que parece ser que unos son más iguales que otros.

Sí, señor Ramiro: hay un gran interés por conocer los latrocinios del dinero público, que estamos sufriendo a manos del gobierno socialcomunista que padecemos. Y de acuerdo que ese vividor del “dame pan y llámame perro” es listo, pero no inteligente, porque para ser inteligente hay que ser muy listo de fondo; y que hay más Ábalos de los que se ven en el partido de izquierdas, y que un Estado de Derecho que persigue al denunciante (con argumentos), en vez de perseguir al denunciado, invita a la indiferencia y al silencio cobarde para no complicar la vida de la familia.

Y de acuerdo con usted en que un Estado de Derecho que permite recibir denuncias y demandas infundadas gratuitas, solo complica innecesariamente a inocentes, que pierden tiempo de trabajo y dinero en las gestiones y gastos en los juzgados, no es una Justicia racional, ni rápida, ni segura.

Que escribir en España sigue siendo llorar y no por la baja rentabilidad de honorarios editoriales del autor, sino por las complicaciones que conlleva sacar la cara por el inocente y la defensa de los derechos de Dios y de la Patria.

Que jamás nos mueve la vanidad personalista, sino el amor valiente y objetivo a toda ley y verdad dignas de reconocimiento y de defensa ineludible, sí de atenernos a un orden humano y divido que haga posible el desarrollo terrenal, se trate.

Pero la apostasía del posmodernismo ha divorciado la ley divina de la ley positiva del Estado aconfesional, y quedamos condenados a la intemperie de la ley del más fuerte, de la innobleza de la trampa legal y de los horizontes sin sol, que sólo miran al suelo de la supervivencia ciega del “sálvese quien pueda”.

Ínclito y católico patriota: que el buen Dios le pague su trayectoria de valiente defensor del vínculo de lo temporal con lo eterno. “Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. No son igualmente bienaventurados los que padecen persecución por la justicia que quiénes padecen persecución con justicia…

*Párroco de Villamuñio, León.

Publicidad