Inicio Actualidad Encierros de estudiantes en la UPF y la UB como preludio a...

Encierros de estudiantes en la UPF y la UB como preludio a dos días de huelga

Estudiantes de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y de la Universitat de Barcelona (UB) se han encerrado este martes por la tarde en algunas facultades, en apoyo a las dos jornadas de huelga convocadas en la universidad catalana para los días 28 y 29 de noviembre. Los universitarios exigen “la aplicación de la rebaja del 30 % de las tasas y una equiparación entre los precios de máster y grado, aprobadas por el Parlamento en el 2016 y que aún no se han hecho efectivas”, ha detallado la portavoz del Consell de l’Estudiantat de Catalunya (CEUCAT), Laura Delgado.

En el campus de Ciutadella de la UPF, los Mossos d’Esquadra han entrado, en torno a las 22.30 horas, en las instalaciones universitarias, después de que estas hubieran sido ocupadas por un grupo de estudiantes, que pretendían pasar la noche allí, después de haberlo acordado así en asamblea. Previamente y en contra de las intenciones de los jóvenes, el rectorado había hecho cerrar las puertas de los edificios del campus.

Ha habido también encierros en el campus del Poblenou de la UPF y en las facultades de Geografía e Historia y de Filosofía de la UB, en estas últimas, en principio sin oposición de los responsables de la universidad. La huelga  se ha convocado en los Campus Raval y Diagonal de la Universidad de Barcelona (UB), en el Campus Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra y en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), ha confirmado la miembro del Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC), Mercè Terés, que se une al Ceucat en la jornada de protesta.

Los estudiantes no tienen previsto para este miércoles ningún acto unitario de protesta, por lo que se prevé que las movilizaciones “se lleven a cabo en los diferentes campus donde hay convocatoria de huelga, además de en el campus central de la UB”, ha afirmado Laura Delgado.

Paro de profesores

También la Coordinadora Obrera Sindical (COS) y el sindicato CGT han convocado para el miércoles a la huelga al personal docente e investigador (PDI) de todas las universidades públicas catalanas. 

El miembro del comité de empresa de la Universidad de Barcelona Gerard Horta ha denunciado que desde los rectorados de algunas de estas universidades se “haya intentado disuadir” al personal convocado a la huelga de participar en ella argumentando que “no era legal” o que “la comunicación oficial no había llegado”, cuando la petición de huelga “está tramitada, aprobada y comunicada”.

El miembro del comité de empresa de la UB ha explicado que entre las reivindicaciones está la apertura de una mesa negociadora en Catalunya “para regularizar el profesorado asociado estructural” de todas las universidades catalanas que “está sosteniendo, junto con otro personal temporal, el funcionamiento de las universidades”.

Otra de las reivindicaciones es la mejora de las condiciones laborales del profesorado asociado, la aplicación inmediata de la escala salarial máxima y la eliminación de los agravios comparativos en relación al resto de figuras del personal docente e investigador, así como el no reconocimiento de la investigación y gestión, ha añadido Horta.

Reconocer la existencia de “contratación fraudulenta de profesorado temporal (falsos asociados y falsas interinidades) que cubre tareas estructurales”, que no haya despidos bajo la forma de no renovación e implementar planes de promoción y estabilización para investigadores predoctorales, postdoctorales, colaboradores, lectores y agregados interinos a jornada completa son otras de las reivindicaciones, ha añadido Horta.

En la jornada de huelga, CGT y COS han convocado dos protestas, una a primera hora de la mañana ante la sede de la Agencia de Calificación Universitaria (AQU) y otra a mediodía frente a la sede de la Secretaría de Universidades de la Generalitat, ha confirmado Horta.

Para el jueves, 29 de noviembre, los sindicatos de enseñanza USTEC, ASPEPC-SPS, CGT, COS y de estudiantes SEPC han convocado, junto al resto de sindicatos de la función pública, una jornada de huelga y una manifestación para exigir al gobierno catalán que revierta los recortes que hizo durante la crisis económica.