Enrique de Vivero: «Me gusta la vida ordenada, no me gusta que ocupen mi casa. Soy una persona de orden, de derechas»

    Enrique de Vivero (Foto: Diario Sur)

    Por su interés reproducimos la entrevista hecha por el diario Sur a Enrique de Vivero, candidato alternativo a la presidencia de Vox en Málaga, cuando faltan pocas horas para que se ponga fin al proceso de primarias:

    (Sur) Enrique de Vivero es un coronel retirado que opta a la presidencia provincial de Vox en Málaga. Formó parte del equipo del actual presidente en funciones, José Enrique Lara. Pero desavenencias con Lara le llevaron a dimitir como coordinador de Vox en Alhaurín de la Torre, cargo que ostentaba hasta enero. De Vivero se muestra muy crítico con la gestión interna del partido en Málaga y se marca como objetivo darle más protagonismo a los afiliados y devolverles la ilusión.

    ¿Por qué quiere dar el paso de afiliado base a presidir Vox en Málaga?

    Yo formé parte de las listas de José Enrique Lara, fui el número cuatro al Ayuntamiento de Málaga. Posteriormente, me nombraron coordinador en Alhaurín de la Torre y me puse a trabajar con un equipo de jóvenes magnifico. En ese punto, se producen unas desavenencias con José Enrique Lara por su forma de gestionar el partido y por como trata a las personas. Yo dimito de forma irrevocable y empiezo a pensar en una candidatura alternativa en el caso de que se convoquen primarias.

    ¿Qué le atrae de Vox?

    Yo he votado al PP, era simpatizante. Hasta que Mariano Rajoy llega al Gobierno con una mayoría absoluta y, aunque puede hacerlo, no deroga ni una de las leyes que nos había dejado José Luis Rodríguez Zapatero. Las deja todas y ahora vemos como Pedro Sánchez las intensifica. La cosa está así, que podríamos dar hasta por buena la ley de Memoria Histórica de Rodríguez Zapatero. Vox es la alternativa a lo que Mariano Rajoy no defendió.

    ¿Cómo se explica la diferencia entre el gran apoyo que obtuvo Vox en las elecciones generales y los resultados moderados en las elecciones municipales?

    Incluso en las elecciones europeas se obtuvieron unos magníficos resultados. Ojo, que las municipales y las europeas fueron el mismo día. En Málaga capital se han perdido muchos votos por no tener al candidato ideal. Lo mismo pasó en Marbella. La persona que habría arrasado se cayó de la lista. La que se puso no convencía a los afiliados y no la votaron.

    ¿Cuál sería la primera medida que tomaría a nivel interno si sale elegido presidente?

    Lo primero sería unir el partido. Hay que curar las heridas de este proceso, las cosas que se han dicho en campaña. Hay ofensas contra mí que he denunciado al comité electoral. Después cambiaré la estructura del partido y buscaré los nuevos vicesecretarios que hagan falta. Hay mucha gente aprovechable. Luego, entiendo que ante un relevo, habría que llevar a cabo una auditoría interna. Como se hace en cualquier otro organismo. Eso no significa que yo sospeche que ha habido mala praxis.

    Usted formó parte de la candidatura al Ayuntamiento de Málaga. ¿Por qué no se logró obtener representación?

    Yo participé en esas elecciones, pero soy claro. Con el planteamiento que se hizo, es triste decirlo, no merecimos entrar en el Ayuntamiento. Pues esa situación habrá que arreglarla. Hace falta un buen candidato y un programa para la capital. El que teníamos era muy pobre, como la imagen del candidato. El amiguismo debe desparecer y dar paso a la meritocracia, que es fundamental. Y el amiguismo se ha producido, hay que desecharlo.

    ¿Cómo se plantea su relación con los afiliados?

    Hay que tratarlos con cercanía y cariño. ¿Eso significa que vamos a ir dando besos todo el día? No. Pero al afiliado hay que tenerlo en cuenta más allá de llamarlo para ir a manifestaciones. El afiliado tiene que tener derecho a participar, aunque sea mínimamente. También hay que trabajar en la implantación territorial del partido. Hay localidades en las que los afiliados han estado más de ocho meses sin atención. Al final, pues se dan de baja. Nombrar coordinador a alguien en un municipio en el que no se tiene afiliados no significa que se tenga implantación territorial.

    ¿Qué nota le pondría al comité ejecutivo de Lara?

    Un suspenso. No tienen un buen trato con los afiliados, ha habido muchas bajas. Hay mucha gente que no está al corriente de sus cuotas. Ellos presumían de 2.500. Bien, ahora vemos que en estas primarias sólo van a votar 1.400.

    ¿Usted se considera de ultraderecha?

    Eso es una etiqueta. Yo soy de derechas, sin ninguna duda. Un hombre católico, un hombre amante de su familia. De mi mujer, mis hijos, mis nietos, mi perro… Soy un hombre lo que se diría conservador. Me gusta la vida ordenada, no me gusta que ocupen mi casa. Soy una persona de orden, de derechas.

    ¿Cuál es su opinión sobre la eutanasia?

    Aunque sólo fuera por egoísmo, tengo que defender que hay que primar los cuidados paliativos. Yo dentro de poco voy a cumplir 70 años en pocos días. No me aplique usted la ley de la eutanasia, que es una forma de hacer limpieza.

    ¿Hasta qué punto debe intervenir el Estado en la vida cotidiana?

    Cuanto menos intervenga en nuestro bolsillo, mejor. El dinero donde está mejor es en el bolsillo de uno. Los políticos son muy aficionados a gastarse el dinero de otros. La libertad de mercado tiene que existir, yo no quiero al padre Estado.

    Le digo nombres: Pedro Sánchez

    Un mentiroso.

    Pablo Casado

    Un blandito.

    Francisco de la Torre

    Un buen gestor.

    Si sale elegido, ¿reclamará independencia para maniobrar a la dirección nacional de su partido?

    Si a un presidente lo han elegido sus afiliados, hay que confiar en que va a ser lo suficientemente responsable. Si no le gusta, lo puede cesar y nombrar una gestora. En la milicia yo siempre he obedecido a mis superiores. Pero cuando me digan algo de Madrid, yo analizaré si es conveniente. Si no lo es y se insiste en que se haga, aténgase a las consecuencias. Pero está usted advertido. Creo que es un planteamiento honrado. Eso en el ejército se llama lealtad.

    *José Enrique Lara, el otro aspirante a presidir Vox, declinó la entrevista que le ofreció el diario Sur.