Inicio Actualidad Entendiendo los préstamos online como alternativa moderna para emprender

Entendiendo los préstamos online como alternativa moderna para emprender

préstamos online
Los autónomos pueden financiarse mediante créditos online muy competitivos

Hoy en día, muchos jóvenes y no tan jóvenes se plantean el emprendimiento como una opción de realizar un proyecto, autoocuparse y consolidar un negocio propio. Todos estos planes empiezan con un factor crucial: el dinero. Ahí, el problema de conseguir la financiación necesaria es un obstáculo real que muchas personas consiguen superar mediante los préstamos online, pero hay que conocer bien qué supone esta solución, y también es fundamental comparar las alternativas actuales.

Materializar una idea conlleva ganas, valentía y un buen empujón

Emprender y lanzarse con un nuevo negocio no es fácil, en especial en España, donde es complicado ser autónomo, y también es caro en comparación con otros países europeos, aunque gracias a medidas como la cuota reducida durante los primeros meses y algunos incentivos fiscales, se está intentando allanar ese camino.

Eso es así porque llevar adelante esos planes ya requiere de por sí una inversión inicial o una capacidad económica para aguantar la época inicial de esa nueva empresa. Cualquier empresa, sea de productos o de servicios, necesita de una fuente de capital que estimule su crecimiento, y los préstamos online son una alternativa que ha cobrado relevancia en los últimos tiempos.

Para ser tu propio jefe y materializar una idea, hay que llevar a cabo una planificación del negocio y conocer cuáles serán las necesidades a corto plazo, incluyendo todos los costes, desde un alquiler de local a una página web, un inventario, unos gastos de publicidad, y un largo etcétera. También es recomendable pensar en una cifra equivalente al salario que nos gustaría llevarnos a casa a final de mes, y cuántas ventas o servicios son necesarias para alcanzarla.

Préstamos online y alternativas

En los últimos años, gracias a un mercado competitivo, han aparecido entidades financieras privadas que, a un coste no siempre superior, ofrecen la financiación necesaria para emprender, y lo hacen por internet con unos requisitos de base más flexibles que los tradicionales. Los préstamos online se caracterizan por ser rápidos en el trámite y la respuesta a la solicitud, lo que puede significar disponer del dinero en un plazo promedio de 24 o 48 horas. Esto era impensable hace unos años.

En una coyuntura en la que incluso pymes ya en funcionamiento y con facturación encuentran obstáculos para solicitar crédito, esta solución puede ser una vía sólida. Existen entidades especializadas en ofrecer préstamos online y préstamos personales, con o sin garantía, y líneas de crédito adaptables a las necesidades variables de capital de una micro empresa que acaba de empezar. Se solicitan sin papeleos, mediante un formulario y un contrato que puede firmarse por internet, y aunque no suelen ofrecer carencia, la cuota y los plazos son muy flexibles.

En este sentido, disponer de un plan de negocio y conocer los gastos de forma realista es clave a la hora de solicitar financiación por estas vías, ya que pedir más dinero puede aumentar los costes de los intereses o alargar los plazos innecesariamente.