Entrevista | Puig: “Actuar como guía de la izquierda es un maniqueísmo”

7

El reelegido secretario general del PSPV, Ximo Puig (Morella, 1959), logró, contra todo pronóstico, dar la vuelta a los resultados que obtuvo el líder de su partido, Pedro Sánchez, en la Comunidad Valenciana. Consiguió el 56,7 % de los apoyos frente al 42,3 % del alcalde de Burjassot, Rafa García, que contaba con el apoyo de Ferraz.

Pregunta. ¿Por qué se presentó de nuevo?

Era un recorrido lógico. Habíamos cumplido los objetivos fundamentales; recuperar el Gobierno con el respaldo de los ciudadanos. Debíamos continuar impulsando cambios y consolidando el proyecto.

P. ¿Tenía que haber habido una candidatura de consenso? ¿Qué pasó?

R. Claro. Por una razón aplastante; estamos en el mejor momento desde hace 22 años. Las reglas del juego permiten que se presente alternativas, y por tanto, ahí no tengo nada que decir.

P. No me ha respondido.

R. No había necesidad de volver al pasado.

P. ¿Se esperaba el resultado?

R. Era muy importante romper el marco y lo conseguimos. Veníamos de un proceso que se intentaba replicar. Y no era razonable porque España es absolutamente diversa. La política tiende a verse con las orejeras de Madrid, y cada proceso tiene vida propia, y así ha sido. Los militantes han mostrado mucha madurez.

P. ¿Qué relación tiene ahora con Sánchez y José Luis Ábalos?

R. A Ábalos le tengo afecto, hemos intercambiado mensajes. Con Pedro las diferencias han sido políticas, no personales. Y se sustancian a través de de la conversación, y yo estoy dispuesto a poner todo de mi parte para que ese diálogo facilite que el proyecto socialista que compartimos tenga el mayor espacio posible.

P. ¿Por qué no ha sido posible hasta ahora?

R. El acuerdo progresista del Senado fue el mayor desencuentro que tuvimos. Era muy importante que hubiera un grupo de senadores, más allá de las fronteras ideológicas, que defendiera los asuntos en los que estamos de acuerdo: la infrafinanciación, la infrainversión, la deuda y el corredor mediterráneo. Sánchez no lo autorizó porque pensaba que no correspondía.

P. Sánchez y su equipo han proclamado que son más de izquierdas que usted.

R. Erigirse como guía de la izquierda es un maniqueísmo, además de una falta de respeto a los ciudadanos y a los militantes. Nosotros hemos hecho políticas progresistas siempre. Yo no he pactado con la derecha nunca.

P. ¿Y lo haría?

R. Si es necesario, sí. Para cosas fundamentales como la reforma de la Constitución. También quiero establecer acuerdos para que haya un Gobierno progresista.

P. ¿Qué le parece el pacto en Castilla-La Mancha?

R. Hay que completar gobiernos para dar la mayor estabilidad posible. Nosotros [Compromís y PSPV] ofrecimos a Podemos formar parte del Consell, y eligieron quedarse fuera.

P. ¿Está de acuerdo con la quita a Cataluña?

R. Existe un problema que va más allá del conflicto catalán. Creo en un proyecto federal que garantice la singularidad de los territorios y la igualdad entre los ciudadanos. Es una foto de la realidad de España que las élites centralistas no comprenden. Hace tiempo que los valencianos pedimos la restructuración de la deuda que proviene de la infrafinanciación porque es un dinero que se ha dado a otras comunidades.