ERC remodelará su ejecutiva para relevar a cargos imputados

1

ERC se recompone. La acción de la justicia ligada a los hechos del pasado otoño ha diezmado al partido republicano como a ninguna otra fuerza independentista. Ni la cúpula del PDECat ni la de la CUP acumulan miembros encausados por la justicia como la de Esquerra. Ante esto, el partido del encarcelado Oriol Junqueras, según ha podido saber EL PERIÓDICO, se prepara para abordar en breve una reorganización interna para cubrir temporalmente los puestos de aquellos que se hallan bajo la lupa judicial, ya sea en prisión, en el ‘exilio’ o en la calle.

Fuentes del partido señalan que las nuevas incorporaciones y ascensos estarán copadas exclusivamente por mujeres. Un ejemplo de ello sería el de la portavoz de ERC, Marta Vilalta, que pasa a entrar a la ejecutiva como secretaria de comunicación (ya lo estaba en virtud de su cargo actual), descargando de tarea a un Sergi Sabrià que, por el mismo diezmo judicial, tuvo que asumir la presidencia del grupo parlamentario, ante la ausencia de Junqueras y Marta Rovira.

Existe preocupación en la formación republicana por cuanto la acción judicial no se limita a ensañarse con la cúpula de Esquerra, sino que afecta también a los posibles, si no sucesores, sí ocupantes temporales de estos puestos.

CERCO AL SUCESOR DE JUNQUERAS

El caso más evidente es el más reciente. El presidente del partido lleva ya 10 meses en la cárcel. Ante esto, y de una manera ya más o menos rápida, Esquerra decidió nombrar a Pere Aragonès como adjunto a la presidencia, el cargo con el que se definía que el hoy vicepresidente del Govern pasaba a ser el hombre fuerte de la organización fuera de la cárcel, siempre sobreentendiendo que Junqueras sigue mandando, y mucho, intramuros.

La semana pasada, el juez instructor de la causa del 1-O atribuyó a Aragonès un delito de desobediencia. El juez ha solicitado al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) que impute al número dos del Ejecutivo catalán por ese delito que conlleva pena de inhabilitación y multa económica. Aragonès, nominalmente, sustituyó a la anterior adjunta, Anna Simó, si bien esta tenía una función más de representación. Simó, encausada en cuanto integrante de la Mesa del Parlament, se apartó de la política al más alto nivel.

Precisamente, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, era una de las fijas en las reuniones semanales de la permanente, más allá de que tuviera plaza en razón de su cargo, por el ascendente que tiene en el partido.

TORRENT, EL OTRO REFERENTE

El otro nuevo referente del partido, el actual presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, también tiene sus tribulaciones, aunque de momento más leves, en forma de advertencias del Tribunal Constitucional. Junto con Junqueras, la gran ausente en Barcelona es la secretaria general, Marta Rovira, que se trasladó a Suiza. Su secretario general adjunto, Lluís Salvadó, es otro a los que la justicia persigue, así como a Josep Maria Jové, presidente del consejo nacional del partido.

Isaac Peraire, alcalde de Prats de Lluçanès y vicesecretario general de coordinación interna y territorio, es uno de los regidores que tuvo que ir a declarar ante el juez por dar apoyo al referéndum unilateral del 1-O. Y Dionís Guiteras, alcalde de Moià, vicepresidente de la Diputació de Barcelona y uno de los secretarios de la ejecutiva de ERC, cuenta con una querella criminal por desobediencia, amenazas y coacciones por un decreto muncipal que obligaba a la policía local a restituir inmediatamente el material propagandístico sobre el 1-O que había requisado previamente.