Inicio Actualidad España, a la cola en inversión en ciencia

España, a la cola en inversión en ciencia

Son pocos los gobiernos que no tienen clara la importancia de la inversión en ciencia, pues es lo que crea riqueza para un país a través de la innovación y las nuevas tecnologías.

Sin embargo, los gobiernos españoles de diferentes signos parecen no tener clara la riqueza que generan los científicos. Y es que, en nuestro país, la inversión en I+D por habitante ha caído hasta los 302 euros mensuales, muy por debajo de la media europea que duplica este número según un informe de Cotec, alcanzando 622 euros.

Si miramos datos respecto a la crisis, observamos que los países más potentes están saliendo de ella a través del aumento en inversión en ciencia, que ha crecido hasta el 22%, mientras que en España ha caído casi un 6%.

No es extraña la diáspora de científicos españoles que se ven obligados a salir de España para encontrar trabajo, y son bienvenidos y recibidos con los brazos abiertos en laboratorios de EEUU, Canadá, Australia, Alemania, Gran Bretaña, etc.

Es curioso que en España se formen algunas de las mejores generaciones de investigadores de nuestra historia, lo que conlleva un gasto al estado, como es lógico, y luego se permita que enriquezcan a otras naciones por la falta de inversión y oportunidades en nuestro país.

La caída en la inversión en ciencia en España

El caso español contrasta muy especialmente con el chino. El gigante asiático ya convertido en superpotencia comercial internacional, prácticamente ha doblado su inversión en ciencia en los últimos diez años de crisis, aumentándola un 99%, y optando a una posición privilegiada en el mundo a este nivel.

Aun así, debemos decir que la inversión en I+D en España está comenzando a ver la luz, situándose por encima del PIB, cosa que no sucedía desde hace 7 años. No obstante, este ritmo es a todas luces insuficiente para alcanzar si quiera la mitad de la media europea.

Siendo la cuarta economía de la eurozona, llama la atención que el nivel de inversión en ciencia en España sea tan bajo. Obviamente, esto es una lacra con la que ha de lidiar la salida de la crisis.

Desde 2008, España forma parte de un reducido número de países que no ha recuperado los niveles de inversión en ciencia de antes de la crisis, lamentable hito que comparte con Portugal y con Finlandia.

Como decíamos, mientras países como Alemania han ampliado su inversión en I+D hasta en un 31%, España la ha reducido hasta el 5,8%, una lacra difícil de superar.