España aniquila a la Italia de Donnarumma (3-1) y se mete otra vez en la final del Europeo sub 21

Cuatro años después de que España levantara el título de campeón de Europa en Jerusalén, España sub 21 volvió a aniquilar a una Italia que se encontró con el torrente de fútbol del combinado nacional. Los chicos de Celades acabaron con una Italia que plantó cara en los primeros minutos, pero que terminó pagando el esfuerzo al que obliga realizar a su rival.Alemania esperaba en la cita del próximo viernes y el claro favorito para llevarse el torneo final no faltó a una cita histórica para el fútbol español.

La primera mitad no fue brillante ni mucho menos para los chicos de Celades. Tras unos minutos en los que Italia tuvo más el balón y otros en los que incluso España quiso rechazar la posesión, lo cierto es que el conjunto transalpino fue el que más llegó hasta la portería rival. Así, Pellegrini se encontró a un Kepa que volvió a salvar a España un día más. En un equipo donde los jugadores del centro del campo debieron encargarse de superar las líneas italianas, fue Vallejo el que tuvo que buscar el juego vertical desde la zaga. Ello habló muy bien del central, pero mal de un equipo que sólo encontraba en las galopadas de Marco Asensio y en alguna acción aislada de Saúl para inquietar a Donnarumma. España no quería adelantar las líneas y en la medular se midió a una Italia que llegó con cierta facilidad hasta las inmediaciones del área rival con la única oposición de Marcos Llorente,quien se multiplicó para evitar males mayores. Así, sólo Deulofeu rozó el gol antes del descanso tras una gran asistencia de Dani Ceballos, siempre seguro en la zona de creación. Sandro también lo buscó, pero su disparo se marchó desviado y por las bandas, Deulofeu y Marco Asensio apenas pudieron crear peligro.

En el segundo acto, España adelantó algo las líneas como se vio cuando el conjunto español comenzó a ganar las segundas jugadas para mover el esférico en campo rival y encerrar a su rival tras la reanudación. Así, no tardó en llegar el primer tanto del combinado nacional gracias a su abrelatas habitual. Como sucedió ante Macedonia y ante Portugal, Saúl salió a la luz. El rojiblanco volvió a ser un alumno aplicado y llegó hasta el campo rival para mandar al fondo de la red una asistencia de Ceballos, que superó a cada rival con salió a su paso con un caño y una perfecta acción técnica.

Parecía que el pase a la final ya estaba en las manos de España y más tras ver como Gagliardini abandonaba el césped expulsado, pero todavía quedaba mucho por competir. En una inocente acción de Italia, llegó el empate al puro estilo transalpino. Un chut desde la frontal del área de Bernardeschi tocó en Vallejo para sorprender a Kepa y terminar en el fondo de la red.

Se pudieron ver algunos nervios en España, pero la experiencia de España apareció. Saúl se echó el equipo a la espalda, demostró quién ha jugado Champions y quién ha sumado más de cien partidos en el máximo nivel del fútbol y se sacó de la manga un zapatazo que Donnarumma sólo pudo acompañar hasta el fondo de la red. Con todo a su favor y con Italia sin saber por dónde le soplaba el aire. Mejor dicho, por dónde le venía el cuero. Los chicos de Celades todavía tuvieron tiempo para ampliar el marcador y jugando con el esférico ante un rival que dejaba numerosos espacios una y otra vez. Así, Marco Asensio llegó por la izquierda hasta la línea de fondo parar ver la llegada de un Saúl que no perdonó llegando desde la segunda línea. El rojiblanco completó su noche histórica superando a un Donnarumma que se volverá a casa para pensar en su futuro y ver como España jugará por lograr su quinto Europeo sub 21.

Loading...