España arriesga las pensiones del futuro por ser demasiado generosa, según la OCDE

El rápido envejecimiento, una edad de jubilación más baja que sus vecinos, la generosidad del sistema y la poca empleabilidad de los mayores se erigen como desafíos para el modelo de pensiones español.

Pese a ello será, en términos relativos, uno de los más generosos de los países de la OCDE en 2050, cuando se habrá convertido en el segundo país más envejecido del mundo, sólo por detrás de Japón.

Esta es una de las conclusiones del informe bienal sobre las pensiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Los autores del documento ponen el acento en que España afronta un rápido envejecimiento, hasta el punto de que, según la ONU, en 2050 habrá 76 personas de más de 65 años por cada 100 de entre 20 y 64.

La generosidad del sistema

La tasa de reemplazo de las pensiones en España (medida en porcentaje del salario) será del 82% para un joven de 20 años que empezó su vida activa en 2016 y que cubra el periodo completo de cotización para jubilarse, netamente por encima del 63% de media de la organización e incluso del 71% en la Unión Europea.

España se sitúa muy por encima de Francia (74%), Alemania, Estados Unidos (menos del 60% en ambos casos) y, sobre todo, México (30%) y Reino Unido (29%).

De acuerdo con los últimos datos comparables disponibles de 2014, los ingresos de los mayores de 65 años en España son de los más elevados de los países miembros, casi el 100% de los ingresos medios de la población total. Únicamente le superan Israel, Luxemburgo y, en particular, Francia.

La edad de jubilación, estancada

La edad legal de jubilación, que en la actualidad es de 65,3 años, se incrementará progresivamente a 67 en 2027. Sin embargo, los que hayan cubierto por completo el periodo de cotización (38,5 años, frente a los 36,5 ahora) podrán continuar jubilándose a los 65, que está por debajo de los 65,8 de media en la OCDE.

Y queda, sobre todo, muy lejos de algunos países que han vinculado automáticamente esa edad de jubilación al esperado incremento de la esperanza de vida de los mayores (Dinamarca hasta los 74 años, Italia y Holanda hasta los 71).

De hecho, la edad media efectiva de salida del mercado de trabajo, que había subido antes de la crisis, se ha estancado en 62 años para hombres y mujeres, cuando la media en el “club de los países desarrollados” es de 65 años para los primeros y 62 para las segundas.

El problema del empleo

La organización advierte de que el paro persistente y la alta tasa de temporalidad reducen los derechos de pensión para una parte significativa de la población en edad de trabajar.

Otro problema para la viabilidad financiera del sistema español de pensiones es la baja tasa de empleo de las personas de más de 55 años, muy por debajo de la media, en particular el grupo de 65 a 69 años, donde es la más baja de los países de la OCDE.

La OCDE no incluye en su estudio indicadores sobre la sostenibilidad económica de los sistemas de pensiones por la extrema complejidad de los cálculos y porque la financiación es muy diferente, con cotizaciones sociales pero también con aportaciones de distintos impuestos.

Loading...