Inicio Actualidad España, Francia y Alemania desarrollarán el futuro caza europeo de combate

España, Francia y Alemania desarrollarán el futuro caza europeo de combate

La ministra de Defensa, Margarita Robles, firmará este jueves “en igualdad de condiciones” con Francia y Alemania la adhesión de España al proyecto del futuro avión de combate europeo, más conocido como FCAS o Sistema de Armas de Nueva Generación (NGWS, por sus siglas en inglés).

Robles solicitó el pasado mes de diciembre a sus homólogas francesa y alemana que se oficializase la incorporación española al proyecto mediante la firma de una Carta de Intenciones (LOI, en sus siglas inglesas) o un Memorándum de Entendimiento (MOU) tripartitos.

Esto tendrá lugar finalmente este jueves aprovechando la reunión de ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas y permitirá a España ocupar un “lugar muy importante” en las políticas de defensa y seguridad de la Unión Europea.

Además, Robles ha subrayado que supone una apuesta por la “modernización” del Ejército del Aire, ya que este nuevo avión es el llamado a sustituir a los Eurofighter y F-18 que operan en España, y abre una “oportunidad” para la industria de defensa española.

La ministra no ha detallado la implicación española en el proyecto, pero el Gobierno ya avanzó hace dos meses que el coste de ser socio del programa se estima en unos 25 millones de euros para los próximos dos años.

El proyecto nació el pasado mes de junio con el objetivo de ser el avión de combate de quinta generación que sustituya, a partir de 2040, a los cazas europeos en servicio, como el Eurofighter y el Rafale.

Según recuerda el Gobierno, en la actualidad existen dos proyectos que aspiran a ser el eurocaza del siglo XXI: el programa franco-alemán al que se ha sumado ahora España y el británico Tempest, al que se han incorporado Holanda e Italia.

En los próximos años, antes de 2025, el Ejército del Aire debe sustituir los 20 cazas estadounidenses F-18 desplegados en la base de Gando (Canarias); y hacia 2030, los 65 restantes.

La construcción del NGWS (New Generation Weapon System) corre a cargo de las empresas Airbus Defence & Space y Dassault Aviation, aunque no queda claro que los 12.000 trabajadores españoles de la primera empresa vayan a contar con trabajo garantizado. El vehículo está concebido como un avión de combate con piloto desarrollado para operar con un enjambre de drones que actuarán como plataformas de lanzamiento y como sensores avanzados. Se integrará en una panoplia de la que forman parte el dron de media altitud y largo alcance, satélites o misiles de crucero.

Eurocaza España

El conocido como Future Combat Air System (FCAS) tendrá visibilidad reducida, un gran alcance de combate y sensores avanzados, características correspondientes a los cazas de quinta generación. El New Fighter, como es conocido, podría servir de reemplazo para los actuales aviones Eurofighter Typhoon y Dassault Rafale en la década de 2040.

Según la web Instituto de Estrategia, las nuevas aeronaves europeas interactuarán con los aviones de alerta temprana y control aerotransportado, grupo de satélites, así como aeronaves no tripuladas. De hecho, la tecnología de estos aparatos permitirá compartir información con otros aviones y plataformas en red, incluidos aviones espía o aeronaves de reconocimiento no tripuladas, lo que hará posible que los pilotos tengan una visión de conjunto de todas las herramientas que actúan de forma integrado en un radio de acción concreto. Asimismo, se reduce la exposición a las defensas aéreas enemigas. Dependiendo de la cantidad de drones armados involucrados en una operación, el piloto podría manejar un gran “enjambre” de aparatos de forma coordinada.

Eurocaza España

“Nuestra hoja de ruta conjunta incluirá propuestas para poder realizar una demostración a partir de 2025”, dijo el CEO de Dassault Aviation, Eric Trappier. De hecho, algunas de las tecnologías que se pongan en marcha se aplicarán antes a los actuales aviones Eurofighter y Rafale. De hecho, el proyecto va más allá de crear un avión de combate de próxima generación, ya que incluye aeronaves no tripuladas, misiles de crucero y drones de combate capaces de volar en enjambre. Además, cada uno de estos elementos se vuelve más poderoso trabajando conectados a través de satélites y redes ciberseguras, de tal modo que desde el nuevo caza se podrían controlar plataformas de drones capaces de llevar a cabo múltiples tareas de forma autónoma. Dentro de la plataforma está integrado el dron de media altitud y largo alcance (MALE, en el que España participa con un 23%).

En los próximos años, antes de 2025, el Ejército del Aire debe sustituir los 20 cazas estadounidenses F-18 desplegados en la base de Gando (Canarias); y hacia 2030, los 65 restantes.