Inicio Actualidad España se clasifica para el Mundial con mucho sufrimiento

España se clasifica para el Mundial con mucho sufrimiento

Se acabaron las cábalas y las conjeturas. También las muchas dudas que existían con un equipo privado de sus estrellas de la NBA y de los jugadores que compiten en los equipos de la Euroliga. Aun sin ellos, España se clasificó para el Mundial 2019 de China. La victoria lograda este domingo frente a Ucrania en Tenerife (72-68), sufrida, sí, también con drama hasta los últimos segundos, le permitió asegurarse el billete definitivo.

Quizás no tuvo la convicción que ha acompañado al grupo de Sergio Scariolo en los últimos tiempos. Algo normal teniendo en cuenta las importantísimas ausencias. Pero el nivel del equipo, la entrega y la determinación de los jugadores, al menos, fue suficiente para poner un final feliz a un viaje incierto en un grupo más que complicado, abierto a cualquier sorpresa como la eliminación de Eslovenia, la vigente campeona Europa.

España, eso sí, tuvo que sufrir hasta el último segundo para cerrar su objetivo y aún así, Ucrania dispuso del último balón para cambiar la suerte del equipo de Scariolo. Con 28 segundos parecía todo resuelto después de un partido trabado, con muchos altibajos, y mucho desgaste físico y mental.

La selección dominaba por cuatro puntos (70-66) y solo tenía que aguantar la posesión. Pero un error incomprensible estuvo a punto de ser su condena. Sebas Sainz, uno de los jugadores más intensos y efectivos del equipo español, perdió el balón en un pase. Y además hizo falta antideportiva. Es decir: dos tiros libres, que anotó Lipovyy y posesión en los 13 segundos que quedaban para Ucrania, que se lo jugó todo a un triple de Herún, el jugador del Breogán, que falló. Scariolo, que dijo en la previa que quería cerrar cuanto antes lo que era un quebradeor de cabeza, respiró aliviado.

 Sufrimiento interior   

Con jugadores que han asumido un papel protagonista, como Quino Colom, uno de los líderes de esta selección desde la primera jornada, o Jaime Fernández, y con secundarios que han sabido dar un paso adelante como Brizuela Llovet, la selección salió a flote. Pero no fue tan fácil como podía esperarse para la selección, a pesar de que Ucrania aterrizó en Tenerife sin sus dos jugadores NBA:  el alero de los Lakers, Mihkhailiuk, autor de 22 puntos en el partido de ida ganado por los ucranianos, y el pívot de los Hawks, Oleksil Len.

Bobrov, destacado

El equipo de Ievgen Murzin sabía muy bien cual era su plan de juego y lo aplicó con acierto de principio a fin, buscando siempre las acciones interiores, para aprovechar su superioridad en centímetros y kilos, y metiendo a España debajo del aro.  Esa debilidad en la zona le complicó la vida a la selección que no pudo correr, como suele hacerlo, y también le dio segundas oportunidades con rebotes en ataque al equipo ucraniano para mantenerse siempre dentro del partido.El jugador del Gipuzkoa Basket, Bobrov, en concreto, con 21 puntos, fue una pesadilla.

 Sin jugar bien y fluido, España controló el partido de principio a fin, aunque nunca consiguió irse en el marcador. Cualquier parcial positivo, encontró una respuesta  de su rival. La selección fue sumando con rachas de Colom, de Jaime Fernández, de Abalde  o Aguilar con las que consiguió superar sus momentos de espesura y suavizar el grado de angustia que le asaltó en algunos momentos. No se puede pedir más.

Ficha técnica

España: San Miguel (5), J, Fernández (17), Abalde (11), Aguilar (5), Vázquez (-) –cinco inicial- Llovet (2), Beirán (-), Brizuela (8), Colom (12), García (-).

Ucrania: Bliznyuk (8), Pustozvonov (4), Lypovyy (10),  Bobrov (21), Kravtsov (10) –cinco inicial- Boiarkin (5), Herun (10), Myronenko (-), Pavlov (-), Riabchuk (-).