Inicio Actualidad Esperando a Coutinho

Esperando a Coutinho

Vuelve a San Siro. Vuelve Coutinho, convertido en una estrella mundial, pagado a precio de jugador único (160 millones de euros le costó al Barça hace once meses), pero envuelto en ese halo de indefinición que le caracteriza. Regresa a la casa del Inter, el primer club que apostó por ese misterioso talento brasileño, a quien fichó cuando apenas tenía 16 años. Pagó entonces casi cuatro millones de euros por un adolescente, algo que no había hecho antes, seguro como estaba Marco Branca, entonces director deportivo del club nerazurro, de que tenía una joya en sus manos. Una joya desaprovechada

Con 18 años, pasó por San Siro un joven tímido, apocado, dotado de una excelente calidad técnica, abrumado porque su salto del Vasco da Gama al exigente y ultratáctico fútbol italiano se lo llevó por delante. Coutinho tuvo la mala suerte de caer en la peor época del Inter moderno, justo después del triplete que conquistó Mourinho en el 2010 (Champions tras la semifinal del volcán con el Barça de Guardiola y aquel gol legal anulado a Bojan, Serie A y Copa).

Cinco técnicos en el Inter

Llegó entonces un joven brasileño en quien nadie creyó realmente. Hasta cinco entrenadores tuvo (Benítez, Leonardo, Gasperini, Ranieri y Stramaccioni) en apenas dos años y medio en el calcio, incluidos sus seis meses de cesión con el Espanyol de Pochettino, prueba de que nadie tuvo la paciencia necesaria con él. Fue curiosamente Ramon Planes, entonces director deportivo del Espanyol, ahora ayudante de Abidal en el Barça, quien avaló su aterrizaje en el universo perico (enero-2012).

Planes, ahora ayudante de Abidal, fue quien lo escogió para jugar en el Espanyol de Pochettino durante seis meses como cedido

Planes lo conoce bien; Valverde, también. De ahí, la paciencia del técnico. Pese a que en cada partido que juega el Barça se le aparecen dos Coutinhos: uno, astuto y hábil en el regate, venenoso y desequilibrante con su potente disparo desde el balcón del área; otro, en cambio, invisible, sin continuidad en el juego, como si desapareciera radicalmente de la escena.

Sustituido en Vallecas

No es casual, por ejemplo, que el técnico azulgrana lo sacara del campo el pasado sábado en Vallecas en una decisión de gran calado. Perdía el Barça 2-1 con el Rayo y Valverde envió a la ducha a Coutinho. Lo hizo, eso sí, junto a Arthur, el otro brasileño. Dos cambios en uno tal vez para camuflar esa drástica medida: el jugador más caro de la historia del Barça era sustituido en un escenario delicado donde emergió el liderazgo de Luis Suárez en contraste con su escasa influencia.

 “Al final, Coutinho es un jugador que nos interesa que entre mucho en juego””admitió el técnico horas antes de que el brasileño retorne a su primera casa en Europa. “Cuando él entra en juego es una garantía para nosotros”, recalcó después el ‘Txingurri’. No era una queja. Ni tampoco un mensaje. No es el estilo de Valverde, que habla más con sus decisiones (lo sacó en Vallecas) que con sus palabras. “Hay que ver el contexto de los partidos, contra el Madrid hizo un gol, estamos contentos con él”, añadió el entrenador.

“Al final, Coutinho es un jugador que nos interesa que entre mucho en juego. Cuando él entra es una garantía para nosotros” (Valverde)

Eso es Coutinho, inteligente y asociativo cuando entra en el circuito de pase del juego azulgrana, capaz de darle lustre a ese enorme y envenenado disparo que atesora. Cinco tantos ha logrado esta temporada (dos han llegado desde fuera del área), conectado como está a Jordi Alba (que le ha regalado dos asistencias) y a Messi (otros dos pases de gol).  En cambio, su faceta de pasador es menos trascendente porque solo ha asistido a Messi (Huesca) y Rakitic (Tottenham).

Dos almas

Esas dos almas conviven en un futbolista, pagado a precio de megacrack mundial, que lleva 11 meses vestido de azulgrana. Su período de adaptación sigue abierto. Empezó ocupando el hogar de Iniesta en el volante izquierdo, pero todos sabían, tanto el técnico como él, que no era su verdadero sitio. Tenía que jugar más adelante. Con el 4-3-3 del Valverde año II ahí anda. Pero no acaba de arrancar. En el Inter, que lo compró por 3.8 millones de euros, creyeron hacer un gran negocio cuando lo vendieron (enero del 2013) al Liverpool por 10 millones más tres en variables. Pero el auténtico negocio se produjo en Anfield (enero del 2018) cuando el Barça depositó 120 millones + 40 en variables para traerlo al Camp Nou. Quien sabe si será, curiosamente, en San Siro donde se vea al auténtico Coutinho.