Inicio Actualidad Estamos otra vez como antes de la pandemia: Sánchez rechaza tomar medidas...

Estamos otra vez como antes de la pandemia: Sánchez rechaza tomar medidas de control del Covid-19 en el aeropuerto de Barajas

El mayor temor de la Comunidad de Madrid es que el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas se convierta en un coladero de entrada del coronavirus en la región y así volvió a reiterarlo ayer el Ejecutivo autonómico. Pero pocas horas después, fue el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien en una carta enviada a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, quiso transmitirle tranquilidad, aunque reitera en esta que esas medidas «ya han sido y están siendo aplicadas» y no anuncia más iniciativas que las que dicte, en el futuro, la Comisión Europea y los organismos internacionales. Para Sánchez, los controles se encuentran «entre los más rigurosos de los aeropuertos europeos pues incluyen un control primario para todos los pasajeros, con la toma de temperatura y un control documental a través de un cuestionario». A su juicio, están coordinados con los Estados de la UE con recomendaciones de la propia Comisión, la Agencia Europea de Seguridad Aérea, las asociaciones de aeropuertos y de compañías, y en estrecha colaboración con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. Respecto a la llegada de aviones de países que aún padecen la pandemia, Sánchez asegura que «en estos momentos dichos vuelos están prohibidos, salvo por razones de repatriación o rescate».

La misiva de Sánchez no disipa las preocupaciones del Ejecutivo de la Comunidad, ya que, a su juicio, los controles primarios planteados por Transportes no son más que un filtro superficial y que estos se deben activar desde el primer momento, aunque desde mañana solo entren turistas procedentes de la UE y el espacio Schengen, donde el virus está bastante controlado.

Una de las exigencias de la Comunidad es que el Gobierno central «trate de establecer controles a los viajeros en origen, al tomar el vuelo, mediante el certificado de una prueba negativa». El Ejecutivo autonómico también solicitó que se pida a las operadoras de telefonía que el viajero reciba un SMS en distintos idiomas con los teléfonos de los servicios sanitarios de las autonomías, para que contacten si presentan síntomas.

El problema se puede agravar más si cabe a partir del 1 de julio cuando se abran las fronteras de manera escalonada. En su misiva, Sánchez únicamente detalla «que esta apertura será coordinada con nuestros socios de la Unión mediante un “listado común” basado en restricciones establecidas de manera conjunta para estos terceros países». En este caso, los viajeros deberán acreditar, «como requisito imprescindible, que la situación epidemiológica de origen sea análoga o mejor que la UE».