Inicio Actualidad Euroliga de baloncesto: El sueño europeo del Barcelona se fue al infierno

Euroliga de baloncesto: El sueño europeo del Barcelona se fue al infierno

El sueño europeo del Barcelona se fue al infierno arrastrado por dos conocidos demonios: Shane Larkin y Vasilije Micic, MVP de la Final Four. Las estrellas del Anadolu Efes volvieron a torturar a los azulgranas alejándoles de un trono de la Euroliga en el que no se sientan desde hace 11 años. No habrá tercer entorchado continental. Pau Gasol no se sacará la espina y se quedará todavía sin el título que le queda. Tampoco lo tocará Nikola Mirotic, que volvió a completar un encuentro mediocre en un día señalado. El primer proyecto de Sarunas Jasikevicius no alcanzará la cima. Reina el Efes.

Entre Larkin (25) y Micic (21) sumaron 46 puntos y 18 faltas recibidas, reflejo de las complicaciones que tuvo el Barcelona para frenarles, especialmente en la segunda parte. Los dos pequeños del Efes se pusieron el traje de ogro tras el descanso para acabar con un conjunto azulgrana al que mantuvieron entre Davies (17 puntos), Higgins (23) y Kuric (18).

Apenas sumaron Calathes. Jugó pese a su esguince de tobillo, pero estuvo muy por debajo de su nivel (-5 de valoración). Ni Gasol (un punto, tres rebotes y uno de valoración). Ni Mirotic. Cualquiera lo hubiera dicho tras sus declaraciones en la víspera de la Final Four: “Siento que es mi momento”, dijo. Pero en la final de Colonia ni se le vio. El jugador mejor pagado de Europa volvió a pegar un petardazo en el día más importante. Acabó con 11 puntos, aunque su primera canasta no llegó hasta el minuto 30. Y el Barça ‘sin’ él fue mucho menos Barça.

Larkin y Micic habían acaparado titulares en la víspera como grandes amenazas para el Barcelona. Y Ataman no escondió sus cartas y puso de inicio a ambos en pista. Pero Jasikevicius tenía un plan y funcionó en primera instancia. Colocó a Claver sobre Micic y el valenciano secó al serbio, mientras Higgins hacía sombra a Larkin. Saras exorcizó a la dinamita a los dos diablos turcos. Pero sólo durante la primera parte.

El partido pasó a jugarse en las inmediaciones de los aros, donde Sanli (8+2) y Davies (10+5) mantuvieron un gran duelo. No en vano, 18 de los 27 primeros puntos del partido los firmaron entre ambos (14-13, min 8). La segunda personal de Sanli (min 7) y posteriormente la de Davies (min 9) dejaron el partido en tierra de nadie. Fue Kuric, el más listo de la clase, quien lo aprovechó para ampliar la ventaja culé (22-15, min 10).

Sin noticias de Micic, Larkin, Mirotic y Calathes, que fue titular pese a estar renqueante, los azulgranas iban imponiendo su intensidad defensiva para mandar en el marcador. Bolmaro estableció la máxima renta, pero luego se desconectó y encajó un parcial de 4-21 en siete minutos (29-36, min 19).

Pleiss, un poco habitual, prendió la mecha, y Larkin avivó el incendio. No le entraba una, pero empezó a penetrar a cuchillo para sacar un puñado de faltas y alimentar a su equipo con 9/9 tiros libres. Todo pintaba bien para el Efes, pero Ataman, en una decisión peligrosa, sacó a Sanli a falta de dos minutos para el descanso… y cometió la tercera. Bolmaro y un gran Kuric estrecharon el cerco (36-39, min 20).

En la reanudación sobrevino la resurrección de Larkin y Micic, que por fin espabiló liberado de la defensa de Claver, y con nueve puntos disparó a su equipo en el marcador (41-52, min 24). Para colmo de males azulgranas, Calathes y Davies cometían su tercera falta. Por suerte para ellos aparecieron al rescate primero Kuric y luego Higgins, que con dos triples evitó que la brecha aumentase (54-61, min 28). Y Mirotic, desaparecido hasta entonces, cerró el cuarto con un triple, su primera canasta en juego (58-65, min 30).

El inicio del acto definitivo fue desmoralizante para el Efes. En 24 segundos Sanli cometió la cuarta falta y Micic la tercera, y Moerman anotaba una autocanasta tras errar dos tiros libres Mirotic, que resucitó luego a los suyos con un triple de Davies entre medias (69-69, min 36). Micic cometió la cuarta falta y se fue al banquillo, pero apenas estuvo un minuto en él.

Faltaban cuatro minutos y con una final en juego debían aparecer los mejores. Y lo hicieron. Higgins respondió con un 2+1 a un triple de Micic (72-72). Luego irrumpieron Larkin y Davies, pero fue el base serbio quien dictó sentencia con dos canastas de genio rompiendo la defensa azulgrana de fuera a adentro (76-81), complementadas por dos tiros libres de Larkin que mataron el partido y la final (76-83). Kuric puso emoción con tres tiros libres a 12 segundos de la conclusión (81-84). Pero Micic, no podía ser otro, abrochó el triunfo turco con otros dos tiros libres (81-86, min 37).