Inicio Actualidad Europcar pide 100M a la banca tras la crisis del coronavirus en...

Europcar pide 100M a la banca tras la crisis del coronavirus en el turismo

Madrid, 14 de octubre de 2020 (04:55 CET)

Como si fueran fichas de dominó colocadas una al lado de otra, la caída del turismo por el coronavirus ha derribado también el negocio de otros sectores dependientes. Sucedió con las aseguradoras de viajes y con las agencias, pero también con algunas actividades ligadas a la movilidad. Es el caso del alquiler de automóviles, los rent a car, copado por grandes empresas que ahora necesitan ayuda.

Europcar, una de las firmas más presentes en España (es una de las cinco más grandes junto a AvisEnterprise, Hertz y Sixt) y propiedad en su mayoría del fondo francés de inversión Eurazeo (exaccionista de Desigual), ha solicitado a BBVA y Bankia 101 millones de euros para su negocio en el mercado nacional.

El plácet de la banca llega apenas meses después de que en mayo, durante los primeros compases de la pandemia, Europcar afirmara que ya había conseguido el de estas entidades financieras para recibir 67 millones de euros, así como otras ayudas por parte de la banca en Francia.

La compañía afirma que este nuevo crédito, como se acordó con todas las ayudas provenientes de los avales ICO en España, cuenta con una garantía del 70% del Gobierno de España y tiene una duración de tres años, según su última actualización económica.

Así sobrevivió el negocio antes y después de la pandemia

A nivel global, el resultado del grupo se resiente por la pandemia. Europcar Mobility Group contabilizó unas pérdidas netas semestrales de 286 millones de euros, lo que supone multiplicar por más de cuatro los números rojos registrados durante el mismo periodo del año anterior.

Europcar perdió 286 millones en la primera mitad de año

Fruto de estas pérdidas, la compañía de capital francés ha llevado a cabo también un plan de ajuste de costes. Lo ha denominado Reboot & Connect y contempla un recorte de costes de 890 millones para este año. Esta medida se complementa con otras tres: la cancelación del reparto de dividendo, la reducción voluntaria de la compensación de su equipo directivo y la contención de inversiones.

Por lo que respecta a la división española, no es todavía posible contabilizar el impacto de la pandemia. Las últimas cuentas consultadas en el Registro Mercantil son de 2019 y muestran un buen estado de salud del negocio de EUROPCAR IB SA: crecen los ingresos y la empresa sigue en beneficios. Pero en la presentación de la documentación, que fue firmada el 31 de julio de este año, los administradores ya confiesan que el impacto del virus se hará notar en sus cuentas de 2020.

El golpe del coronavirus a los coches de alquiler

La situación de Europcar es reflejo de las circunstancias que rodean al sector de alquiler de coches. Tras registrar una caída estimada de la facturación cercana al 80% para este año, la escasa llegada de turistas extranjeros ha dado la puntilla.

Es un cálculo del propio sector trasladado ayer, martes, por el presidente de la Federación Nacional de Vehículos de Alquiler Con y Sin Conductor (Feneval), Juan Luis Barahona. Otro dato para entender cuál es la exposición al virues: el 85% de su actividad está vinculada a las contrataciones turísticas de viajeros que llegan desde fuera de España.

Barahona también señaló que esta situación empeoró a mediados de julio a raíz de los vetos sanitarios. La clave fue que Reino Unido, al igual que otros países después, impuso una cuarentena obligatoria a todos los pasajeros provenientes de España. Los británicos, por ejemplo, representan a uno de cada cinco (21%) de las entradas totales de viajeros internacionales.

A este respecto, el presidente de Feneval afirma que el porcentaje de los usuarios de vehículos de alquiler es muy importante en algunas zonas como en las islas Baleares y Canarias. Por ejemplo, en el caso de Europcar en España, a cierre de 2019 las islas representaban el 25% de todos los ingresos del país.

Los temores se han trasladado a los accionistas de estas grandes empresas, que han castigado con grandes caídas en bolsa a las compañías. Ya no se trata solo de Europcar, porque tanto el gigante estadounidense Hertz como la multinacional alemana Sixt se han dejado millones de capitalización bursátil [ver gráfico de arriba] durante esta primera mitad de año en el Nasdaq y la Bolsa de Fráncfort, respectivamente.

Quienes también pueden dar cuenta de los efectos de la crisis sanitaria en el sector son los trabajadores. Los tres grupos mencionados han despedido a más de 30.000 trabajadores durante la crisis sanitaria ante la poca expectativa e incertidumbre que asola al sector, muy expuesto a los rebrotes y a las nuevas restricciones, además de a la estacionalidad marcada por la temporada turística.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es