Evita la humedad este verano: los bañadores que se secan más rápido

La respuesta rápida sería «al sol». Y no les faltaría razón, obviamente. Sin embargo, podemos ser más específicos, puesto que muchas marcas de bañadores se han esforzado —e invertido millones de euros— en encontrar materiales que se sequen lo antes posible, incluso en los calurosos días de verano. Algunas hasta han inventado sus propios tejidos de secado ultra-rápido, que han bautizado con nombres como Endurance+, Transol o Endurance10. No hay olvidar que un traje de baño mojado es caldo de cultivo para, por ejemplo, una cistitis.

Cuando vas a comprar un bañador, lo habitual en las tiendas es encontrarlos en algodón, licra o nailon. En el caso del algodón, aunque suele ser más cómodo y transpirable, tarda mucho en secarse. Además, puede encogerse o dar de sí y perder el color al contacto con el sol o el cloro. En lo que respecta a la licra y el nailon, se fabrican a partir de fibras sintéticas y se secan mucho más rápido que el algodón. También son más resistentes y elásticos. Por eso la mayoría de los trajes de baño se fabrican en estos dos últimos materiales, aunque no sean aconsejables para pieles alérgicas, puesto que pueden producir irritación.

Si no soportas mucho tiempo el contacto de tu piel con el bañador mojado, debes buscar uno de los tejidos de secado ultra-rápido que comentábamos antes. Se trata de las últimas innovaciones en moda de baño, basadas en la incorporación de materiales como el neopreno u otros que repelen los líquidos. Se les conoce como hidrófobos e, incluso, cuando estamos sumergidos completamente en el agua, apenas se mojan. Podríamos salir de la playa o de la piscina y sentarnos tranquilamente en nuestros vehículos sin miedo a dejar una sola mancha de humedad.

Secado en cinco minutos

Hace tres años, por ejemplo, la conocida firma californiana O’Neill presentó el bañador con el secado más rápido del mercado, según decían. Su nombre, HydroFreak, una prenda confeccionada gracias a la nanotecnología, con la que han creado material propio capaz de repeler el agua y dejar la prenda seca en menos de cinco minutos. Y es, además, transpirable.

Otro material que se seca tres veces más rápido que un tejido normal es el Transol, compuesto por una serie de microperforaciones en forma de diamante que dejan pasar el 80% de los rayos solares. Las marcas del bañador en la piel causadas por el sol se reducen considerablemente y resiste los efectos nocivos del cloro, el sol y el agua del mar. Con este tejido, la marca Kikini revolucionó el mercado el año pasado mediante una línea de bañadores y biquinis.

La conocida firma de bañadores Speedo también creo una serie de tejidos, a los que bautizó como Endurance+ y Endurance10. Eran, igualmente, de secado ultra-rápido. Se calcula que la humedad desaparecía de ellos en menos de 300 segundos. Otra de las principales virtudes de estos dos materiales es que alargan la vida de los trajes de baño, pues son veinte veces más resistentes a las radiaciones solares y al cloro. Es sabido que este elemento, además de desinfectar, es dañino para el pelo, la piel y las telas.

Por otro lado, los dos materiales escogidos por la marca Aqua Sphere para crear su línea Active Fitness fueron la poliamida y elastano. Esta incluía unas serie de biquinis y bañadores deportivos que no solo prometían un secado rápido, sino también una gran transpirabilidad.

Escurreverduras

Si no estás dispuesto a cambiar de bañador, te ofrecemos otras alternativas para secar tu ropa lo más rápido posible en los meses de junio, julio y agosto. Más allá de la secadora, si es que tienes la fortuna de poseer una, la primera opción es la más obvia: aprovechar las ráfagas de aire caliente tendiendo tu bañador en la terraza. En cualquier caso, evita que una exposición intensa al sol para que no se dañe el tejido. Por eso deberías emplear las horas del atardecer.

Un truco casero muy conocido es colocar la prenda mojada sobre una toalla grande y extendida. A continuación se enrolla la esta con el bañador dentro, de manera que este quede cubierto por completo, para que después puedas exprimirlo. Para eso deberás enrollar la toalla como si la estrangularas. De esta forma, absorberá todo el agua.

Otra opción rápida es usar el ventilador del salón o en tu cuarto. Teniendo en cuenta que este aparato lo que hace es remover el aire caliente del ambiente, tu bañador estará seco en pocos minutos. Y sino, el secador del pelo, pero manteniendo la distancia de un palmo para evitar que se queme o el tejido se endurezca.

Para los bikinis o las prendas más pequeñas —tales como la ropa interior o los calcetines—, un método bastante original es usar un escurreverduras. No se ría, lo usa mucha gente a modo de rudimentario centrifugador con el que hacer desaparecer hasta el 50% de la humedad de las prendas y reducir el tiempo de secado considerablemente.

Loading...