Exámenes en septiembre, ¿cómo mejorar la concentración de los estudiantes?

Manten la concentración en verano con estos consejos

¿Las notas no llegaron como se esperaba? Bueno, queda un verano por delante para preparar los exámenes de septiembre con los que alcanzar el aprobado y mantener un excelente expediente académico.

Sin embargo la época estival es un momento en el que es difícil mantener la concentración por muchos motivos: la falta de un horario estructurado del colegio, más horas libres y muchas invitaciones por parte de los amigos para divertidos planes.

Pero hay que conseguir alcanzar la concentración necesaria para estudiar y no dejarse llevar por el pleno ocio. Aprovechar el verano para tener éxito en los exámenes en septiembre y no perder el tiempo que se pase frente a los libros. Estos son algunos consejos para poder mantener la atención frente a lo que de verdad importa y conquistar los objetivos marcados para después de las vacaciones.

Cuidado con el ambiente

Lo primero que debe tener asegurado el niño es un buen lugar en donde desarrollar su estudio y poder concentrarse sin distracciones y en unas condiciones propicias para esta actividad. Esto es lo que debes tener en cuenta:

– Buscar un espacio adecuado a la actividad que va a realizar. En el caso del estudio, debe tratarse de una zona bien iluminada, silenciosa y aireada. Conviene que se trate siempre del mismo espacio.

– ¿Cuál es la mejor habitación? La habitación del estudio debe ser una zona alejada del trasiego de personas y donde exista la menor cantidad de ruido posible.

– Nada de televisión. La habitación debe tener la menor cantidad de elementos que puedan distraer, como por ejemplo la televisión. En el caso del ordenador debe estar limitado exclusivamente a fines académicos.

– Temperatura adecuada. El calor puede hacer que los estudiantes terminen cansados especialmente en verano. Asegura una buena temperatura en la habitación en donde el menor realice sus labores.

– Ventilar al concluir. Los olores pueden alterar la concentración de los estudiantes, especialmente en verano. Concluidas estas labores hay que ambientar el cuarto para que esto no afecte al día siguiente.

Importancia de la técnica

Una vez conseguido un buen ambiente para desarrollar el estudio, hay que cuidar la forma de trabajar y concentrarse. Saber cómo proceder a la hora de realizar estas tareas tan importantes:

– Organizarse. Nada de dejar las cosas para el último momento. El estudiante debe aprovechar cada día y marcarse objetivos reales para cumplir en las jornadas de trabajo.

– Duerme lo suficiente. De nada sirve agobiarse y quitar horas de sueño para dedicarlas al estudio. Una mente descansada rinde mejor que una que no durmió lo bastante.

– No perder el ritmo. Quizás un día de descanso pueda darse, pero lo importante es no olvidar la rutina. Marcar una jornada continuada de trabajo contribuirá a que la mente se vaya a otro lugar.

– Vigilar la autoestima. Hacer los exámenes de septiembre no quiere decir que el estudiante sea menos que el resto, simplemente que debe esforzarse un poco más Este trabajo extra debe estar en mente durante todo este proceso y no olvidarse.

– Breves repasos en los viajes. Si la familia planea algún viaje, el niño puede llevarse material para aprovechar en algunos momentos como los que la familia pasa en el hotel. Un breve repaso nunca viene mal.

Damián Montero

Te puede interesar:

Pautas para establecer hábitos de estudio

Escribir a mano facilita la memorización y el aprendizaje

Exámenes: consejos para la noche anterior

Para aprobar, hay que dormir

Loading...