Inicio Actualidad Feijóo consuma la reunificación del PP integrando a todas las corrientes para...

Feijóo consuma la reunificación del PP integrando a todas las corrientes para «ensanchar votos»

Alberto Núñez Feijóo ha concluido esta semana la remodelación interna que prometió acometer tras el resultado del 23-J, a falta sólo de Cataluña, para afrontar la nueva etapa que se abre como líder de la oposición al «Gobierno más radical» y «reaccionario» de los últimos 45 años. En el tiempo que lleva como presidente, ha tenido que reconstruir un partido fragmentado con el que ha cosechado el mayor poder territorial del PP y ha ganado las generales.

Una vez que ha unido al partido en torno a su liderazgo, y tras constatar que no podrá gobernar, Feijóo afrontaba el reto de consumar una reestructuración interna en que diera acomodo en el a las diferentes corrientes o ideas que conviven en el PP, especialmente después de haber absorbido al electorado de Cs, y cuando ya se mira al de Vox.

Perfiles considerados aznaristas, sorayistas, casadistas o ayusistas, definidos como moderados o liberales, desfilan desde hace meses por el Congreso de los Diputados tras integrar unas listas electorales que debían dar satisfacción a los distintos territorios, además de sanar las heridas abiertas desde, al menos, la celebración de las primarias para suceder a Mariano Rajoy.

Recomponer la derecha

La recuperación de personas alejadas de la política como Carlos Floriano o Manuel Cobo, o anteriormente de Borja Sémper, enviaban el claro mensaje de que todo aquél dispuesto a aportar tiene cabida en el PP de Feijóo, al margen de etiquetas. Una idea que impregna también la nueva estructura del partido, en la que personas relegadas por la anterior dirección, como Cayetana Álvarez de Toledo o Rafel Hernando, ocupan ahora cargos de relevancia como portavoces adjuntos en el Congreso. También Sergio Sayas, antes en UPN.

La portavocía parlamentaria recae en manos de Miguel Tellado, persona de la absoluta confianza de Feijóo, acostumbrado a trabajar en la trastienda del partido negociando en los territorios, y caracterizado por emplear un discurso poco acomplejado frente al PSOE, que rápidamente se ha apresurado a calificarle como «ultra».

Su nombramiento es un espaldarazo al equipo de gallegos que le ha acompañado durante este tiempo, y que completan Marta Varela como directora de gabinete o Mar Sánchez como jefa de imagen, ambas también diputadas. Tellado deberá lidiar en el Congreso con los partidos de la izquierda en una legislatura especialmente convulsa, además de intentar atraer a los votantes de Vox en futuras citas electorales.

Para pilotar el partido, Feijóo ha apostado por mantener a Cuca Gamarra como secretaria general, a la que sigue Carmen Fúnez como vicesecretaria de organización. Elías Bendodo es el único que ve rebajado su peso, al pasar de coordinador del partido a vicesecretario, en una estructura que completan nuevos rostros jóvenes y femeninos como el de Noelia Núñez.

Aumentar la base electoral

Una mezcla de continuidad y renovación en un organigrama que se ha ampliado, y en el que se intentará dar juego a distintos portavoces para «ensanchar el voto«, como pidió Feijóo a la Ejecutiva del partido cuando presentó a su nuevo equipo.

«Os convoco a todos, ensanchando nuestro partido, el partido reformista de España, y ensanchando los votos que necesitamos para mantener y obtener mejores victorias«, reclamó esta semana el presidente del PP a los integrantes del partido con la vista puesta en los descontentos con el PSOE y en los desilusionados con Vox.

La primera prueba a la que se someterá el nuevo equipo serán las elecciones vascas, previsiblemente para marzo, y que podrían coincidir con las gallegas. A ellas le seguirán las elecciones europeas de junio, verdadera prueba de fuego que no sólo medirá el éxito del nuevo PP sino que podría plantearse como un plebiscito sobre la amnistía de Pedro Sánchez.