Felipe Calderón: “Pido a todo el mundo el apoyo y la solidaridad con México”

Era, sobre todo, una charla sobre Hugo Chávez entre tres expresidentes que, en algún momento, convivieron con el fallecido líder venezolano. Hasta que, ya al final, salió a relucir el nombre que sobrevuela este encuentro literario e intelectual que es Hay Festival de Cartagena de Indias: el omnipresente Donald Trump. Y Chávez quedó eclipsado. Apenas unas palabras dedicó el expresidente mexicano Felipe Calderón para decir que sí, que Chávez y Trump se parecen, “ambos son populistas, nacionalistas exacerbados”, para después arremeter contra el actual inquilino de la Casa Blanca y sus ataques y hacer un llamamiento: “Estamos sufriendo una agresión brutal, injustificada. Nos vamos a defender, saldremos adelante. Pido a todo el mundo el apoyo el apoyo y la solidaridad con México”.

“El caso de Trump es más grave que el de Chávez”, había comenzado Calderón. “Me preocupa el tema de la supremacía blanca, estamos hablando de los europeos de los años 30”, insistió el exmandatario mexicano, ante la mirada de Laura Chinchilla (Costa Rica), César Gaviria (Colombia) y el analista venezolano Moisés Naím, quien condujo la conversación. “Hay mucho ‘no se puede’ que vamos a ganar. Él lo dice en su libro: ‘Yo provoco y veo cómo reacciona mi enemigo, si es débil lo aplasto, si es fuerte, negocio. Es lo que quiere hacer con nosotros. Pero lo digo claro: vamos a pelear en todos los terrenos, en el judicial, en el político, en el mediático, en Twitter… Que no tomen a México de gratis, si no quieren tener un aliado en la frontera sur, que se lo coman con sus uñas”, insistió.

Calderón se mostró enérgico también a la hora de hablar del gran proyecto de Trump: la construcción, o más bien, la continuación de la construcción de un muro en la frontera. “Ese muro lo conocemos bien, porque ya existe”, continuó el expresidente mexicano, quien lo calificó como “una frontera de resistencia durante 200 años. México ha resistido a muchos presidentes y también lo vamos a hacer a este. Somos la resistencia de América Latina frente al poderoso, pero necesitamos que se exprese ese apoyo, que marchen, que cuestionen, se tiene que ver en todo el mundo. No es solo México quien se la juega. Es la humanidad, frente a un autoritario del siglo XIX tratando de irrumpir, aunque no lo logrará, en el siglo XXI”.

Las palabras de Calderón fueron la guinda a las que anteriormente pusieron Chinchilla y Gaviria quienes, sin embargo, pese a mostrar su apoyo a México perdieron la oportunidad de clamar por una unidad internacional frente al atropello de Trump con su vecino del sur. “Ese muro es una solución de la Edad Media a un problema del siglo XXI”, clamó Gaviria. Fue el punto final a una conversación de una hora larga donde los tres conversaron, sobre su relación con Chávez, de quien este lunes se estrena la serie El Comandante, producida e ideada por Naím.

Durante más de una hora, los tres exmandatarios abordaron la figura del fallecido dirigente venezolano desde una perspectiva humana, acumulándose durante la charla una decena de anécdotas entrelazadas a la hora de hablar de su carisma, el totalitarismo que, en su opinión, ejerció y las consecuencias que ello tuvo en la Venezuela actual sumida en una crisis política, económico y social que no tiene visos de solucionarse a corto plazo.

No hubo apenas disparidad de opiniones sobre Chávez entre los tres participantes, que lo compensaron con el recordatorio de momentos vividos con el venezolano, como el día en que se celebró la fundación de la CELAC, uno de los organismos de integración regional impulsados por Chávez. Fue un acto en Cancún, con Calderón como anfitrión, quien recordó cómo en el momento de la reunión de los presidentes, el entonces mandatario colombiano, Álvaro Uribe, sentado a su lado, comenzó a reclamar a Chávez la presencia de miembros de las FARC en territorio venezolano. Sin pensarlo, Chávez se levantó y trató de irse:

-¡Espéreme, óigame, sea varón!- le gritó Uribe.

-“¡No seas estúpido!”- devolvió Chávez, mientras Raúl Castro trataba de aplacarlo.

La conversación versó pues, sobre las ínfulas autoritarias de Chávez, su forma de gobernar, pero también sobre sus incongruencias, propias, según decían, de los populistas de América Latina. O ya no solo, desde que se ha asentado uno en la Casa Blanca. “Hasta Trump dice que tiene ideales”, dijo con sorna Calderón.

Loading...