Fiestas navideñas: Seres mágicos más allá de Papá Noel

43

Cada vez están más cerca las deseadas vacaciones de Navidad. Las calles ya tienen las luces puestas y los anuncios de la televisión empiezan a promocionar posibles regalos. Sobre todo perfumes. Llega, también, la época de reunirse con familiares y amigos alrededor de la mesa. Desde la cena de Nochebuena hasta la fiesta de Fin de Año. Se acercan días de muchas comidas, charlas, abrazos, regalos y, sobre todo, magia.

El invierno comienza oficialmente en España el 21 de diciembre, un día antes de la Lotería de Navidad, una de las grandes tradiciones de estas fiestas, cuando se reparten participaciones de números entre los amigos y familiares. Días antes, el 13, en Catalunya ya se celebró la Fiesta de Santa Llúcia. Los preparativos navideños muchas veces empiezan incluso antes. Mientras en España se pone el Belén y el árbol de Navidad, en países como Argentina se decora la casa de los colores rojo y blanco y se regala ropa interior rosa.  Por otro lado, los japoneses tienen la costumbre de hacer una gran limpieza de sus hogares. Todo tiene que estar listo para cuando llegue Nochebuena, la noche del 24 de diciembre. Es la primera cena navideña y el momento de recibir la llegada de Papá Noel. Los más religiosos, aprovechan, también, para ir a la Misa del Gallo.

Los platos del día de Navidad, 25 de diciembre, cambian en cada región. En Catalunya tiene tradición la sopa de ‘galets’, mientras que en Aragón es común comer ternasco cocido al horno. En otros lugares como Rusia, la gran comida de Navidad se celebra el 7 de enero, por cuestiones de diferente calendario de la iglesia ortodoxa, y sus menús suelen contener nada más y nada menos que 12 platos. Y pasados pocos días, llega la fiesta de Nochevieja, la despedida de año entre amigos y cotillones. El origen de la extraña tradición de comer uvas este día es incierto. Sin embargo, no es la única tradición peculiar que se hace para atraer la buena suerte del nuevo año. Hay algunos que optan por llevar ropa interior roja y otros que encienden velas para conseguir el amor. En España también es típico celebrar el 28 de diciembre, el Día de los Santos Inocentes, dedicado a todas aquellas bromas e inocentadas que no se pueden hacer el resto de año.

Los últimos días que cierran la temporada navideña son el 5 de enero, con las Cabalgatas de los Tres Reyes Magos, y el 6, Día de Reyes y de Epifanía. Esta tradición no es única de España, sino que también tiene lugar en varios países de América Latina y Europa. Pero no en todos ellos se sigue la tradición de lanzar caramelos a los niños desde las carrozas de los Reyes y es aún menos habitual que se metan estos dulces dentro de los zapatos la noche antes de la llegada de Sus Majestades de Oriente. 

Otros seres ‘mágicos’

La Navidad trae, además de momentos familiares, mucha fantasia. Detrás de las fiestas, se esconden distintos personajes, según la región. Papá Noel, conocido como Santa Claus, Father Christmas o Babbo Natale en otros países, se caracteriza por su barba blanca y tiene la bondad de traer regalos a los niños la noche del 24 al 25 de diciembre. Su creación proviene del antiguo mito solar del solsticio de invierno. 

En España, encontramos otros seres peculiares, como el Olentzero, un carbonero mitológico del mundo fantástico, propio de Euskadi y Navarra. Este se caracteriza por tener un gran apetito y manchas de carbón. En Catalunya, el protagonista es El Tió, un pequeño tronco con cara que ofrece regalos, o mejor dicho expulsa, cuando es golpeado. Galicia, por otro lado, también tiene su propio personaje mágico. Se trata de el Apalpador, que palpa las barrigas de los niños y deja castañas o carbón según sean delgados o bien alimentados. En Asturias es famoso el Angulero, que simboliza a los pescadores de angulas y en Cantabria se conoce a Esteru, un leñador mitológico. 

En Sudamérica el Niño Jesús o Niñito Dios es el que posee la magia de traer los regalos, mientras que en Rusia el que lo hace es el Ded Moroz o “abuelo del frío”. Asimismo, los Reyes que entran en las casas españolas el 5 de enero son una bruja buena llamada Befana en Italia. Y es que la magia no solo es cosa de niños, sino que forma parte de la cultura y tradición de cada parte del mundo.