Inicio Actualidad ‘First Dates’: La actitud de Francisco hace que su cita lo abandone...

‘First Dates’: La actitud de Francisco hace que su cita lo abandone en el primer plato

La noche de los jueves en ‘First Dates’ es una noche especial. Los invitados llevan su propio menú para intentar cautivar a su cita desde el estómago y con todo el cariño del mundo. Pero hoy las veladas de varios comensales se han visto empañadas por la presencia de Francisco, uno de los más irreverentes chicos que ha pasado por el programa de Carlos Sobera.

Francisco ya estuvo hace casi un año en el programa, y se encontró con Jorge con el que desató su pasión en la terraza del programa acaloradamente. Pero su relación no duró mucho y su pasión se apagó pronto. Hoy el programa ha dado una nueva oportunidad a Francisco, pero también a Jorge, su cita de hace un año, cada uno con citas separadas. Y a Francisco no le ha sentado muy bien que Jorge cenara con otro, así que ha hecho todo lo posible por arruinar la cita de Jorge con Fernando en ‘First Dates’.

Francisco ha confesado nada más llegar, que sigue enamorado de Jorge, pero éste no lo soporta, y cada uno se ha ido a cenar por separado. Pero Francisco solo tenía ojos para Jorge y Fernando. Cuando ha llegado Antonio, la cita de Francisco, el joven no ha podido aguantar más y no ha dejado de incomodar a Antonio en su cita. Primero le ha pedido que le toque las tetas, “¿Te gustan mis tetas?” le decía ante la atónita mirada de Antonio.

El colmo de la cita para Antonio ha llegado cuando con el primer plato, una ensalada que había preparado para Francisco -él le había llevado mejillones de lata- Francisco no ha dejado de gritar a Jorge, que estaba abajo con Fernando, y hasta se ha levantado para enseñarle la ensalada de manera lasciva. Antonio le ha dicho que quería ir al baño, y ha dejado a Francisco solo.

Tan solo, que ha ido rápidamente hasta los camareros de ‘First Dates’ para decirles que se iba de la cita, “no aguanto esa actitud ni para tenerlo como amigo”. Francisco se ha quedado solo, con su ensalada y sin novio.