Florentino Pérez: «¿Mbappé? Hay mercado hasta agosto»

El presidente del Real Madrid afirma que no ha hecho ofertas por el francés ni por Donnarumma y que no la ha recibido por Morata

La chistera de Florentino Pérez se encuentra repleta de magia. Cristiano Ronaldo, el francés Mbappé, Donnarumma y Morata han colocado el cartel de «completo» en su maleta mientras no era presidente en estos diez días de proceso electoral. Comienzan tres meses calientes para el gestor del Real Madrid.

Tres Copas de Europa en cuatro años: «Con Bernabéu y Di Stéfano nació un amor con el que nos hemos reencontrado en esta época»

–¿Piensa fichar a Mbappé y a Donnarumma? ¿Morata se marcha?

–Acabo de ser reelegido y no hemos hablado con nadie. No hemos realizado ninguna oferta por Mbappé, ni por Donnarumma. Ni hemos recibido oferta por algún jugador nuestro. Primero tengo que reunirme con Zidane y después hablaremos. «Zizou» sabe mucho de fútbol. Antes ya fue un buen consejero, porque ve bien los futbolistas. Varane fue una elección suya. Tiene un papel muy importante en la formación de la plantilla y en los fichajes. Estamos tranquilos. El verano es muy largo. Hay mercado hasta el 31 de agosto y somos especialistas en fichar hasta el último día. Recuerden a Modric y a Bale. Todos los jugadores quieren venir al Real Madrid.

La presión externa: «Lo más difícil de este cargo es soportar la presión terrible de enemigos que solo quieren hacer daño»

–Muchos dicen que usted lo hace todo, que es el director deportivo.

–Así me valoran más, diciendo que no tengo a nadie (risas). Cuando se fue Valdano nombramos un director general y deportivo, que es José Ángel Sánchez. Y dentro de la dirección de fútbol están Ramón Martínez y otros muchos profesionales. Como hay un director de baloncesto… Más quisiera poder decir que yo descubrí a Vinicius. Tenemos un gran grupo de expertos que aconseja los fichajes.

Solo gana uno, pero todos tiene la posibilidad: «Hemos ganado, pero yo deseo que les vaya bien al Atlético y al Barcelona, no le deseo el mal a nadie»

–El club que la fundó se ha reencontrado con la Copa de Europa.

–Es verdad que la Copa de Europa es nuestro torneo, es nuestro ADN, pero también hemos luchado siempre por la Liga. En la época de Bernabéu y de Di Stéfano nació una época de amor que no ha terminado, que continúa. Pasaron años en los que no fuimos capaces de ganar la Copa de Europa, en la que llegamos a la final de 1981. Después ganamos dos Copas de la UEFA y nos centramos mucho más en las Ligas. Conseguimos 16 en aquellos momentos, pero nos faltaba reencontrarnos con nuestro amor y eso pasó en el año 1998. Continuamos en el 2000, en el 2002 y hemos vivido un cambio de tendencia que nos ha permitido reencontrarnos con nosotros mismos en esta competición y ahora estamos con la moral muy alta, porque esta ilusión del reencuentro queremos mantenerla durante muchos años.

«Chapeau» al equipo de baloncesto y a Laso: «Llevan trece títulos en seis años y el cansancio les ha dejado sin más. No se pueden jugar 82 partidos»

–¿La afición valora en su justa media lo que significan estos éxitos?

–La afición lo valora. Está encantada. No se cree lo que hemos hecho en esta época. Pero esto en el Real Madrid dura un rato, es el punto de partida para continuar trabajando y ya me hablan de ganar la siguiente Champions y la próxima Liga.

–¿El nivel de exigencia hace que haya aficionados malacostumbrados?

–El nivel de exigencia de los aficionados ha hecho grande al Real Madrid. Pero ese nivel de exigencia debe ser racional, no que se produzca el efecto contrario. Me sabe mal que un jugador tenga una mala tarde y haya un grupo pequeño que pita. Cuando tú quieres a tu hijo y tiene una mala tarde, debes apoyarle, no silbarle. Pido a esos poquitos aficionados que reconsideren su actitud y que no piten. La exigencia en el trabajo debe de existir, los pitos no. No va con los valores del Real Madrid. Es una cosa que no acabo de entender y continuaré trabajando para que no suceda. La exigencia viene bien y el entrenador está para valorar quien no desarrolla el nivel de exigencia. Pero hay que tener respeto.

–¿En los últimos tiempos se han obtenido menos Ligas porque la Champions es prioritaria en la casa?

–No ¡Hemos ganado treinta y tres Ligas! Lo que pasa es que en la Liga se disputan muchos partidos e influyen muchos factores. Sí es verdad que la comunión entre los jugadores y la afición cuando se juega la Champions es única. Es lo más bonito que hay. Siempre digo a quienes me conocen que vengan a un partido de Copa de Europa en el Bernabéu, para que se les pongan los pelos de punta.

–¿Qué es lo más difícil de asumir para un presidente del Real Madrid?

–Lo más difícil en el Real Madrid es aguantar la presión, sobre todo la mediática, porque la exigencia nos la ponemos nosotros. Lo más difícil es soportar la presión, terrible, de intereses contrarios, de gente que se levanta todas las mañanas con el único fin de hacer daño al Real Madrid y a mí. ¡Qué tristeza de trabajo, por otra parte! Fichas a Zidane y te critican. Traes a un jugador, y más de lo mismo. Lo bueno es que Zidane sabía lo que sucede cuando estás en el Real Madrid. Y los jugadores ambién. Y la afición ha detectado a los enemigos y no les hace caso.

–¿Cuántos futbolistas pueden ofrecerse al Real Madrid en un verano?

–Una vez publicamos en nuestra web todos los jugadores que «nos habían fichado» y salían varias plantillas. A veces me sorprende que nos coloquen a jugadores que son muy malos.

–El fútbol es duro, solo gana uno.

–Pero a todos les dan la posibilidad de ganar algo. Nosotros hemos ganado, pero yo quiero que al Atlético le vaya bien y que al Barcelona le vaya bien. No le deseo el mal a nadie. En mi sector pasa lo mismo. Yo quiero que a mi empresa le vaya bien y que a las otras también, porque si solo me va bien a mí eso al final no va a ninguna parte.

–Valore al Madrid de baloncesto.

–Estamos orgullosos del equipo. En los últimos seis años sumamos trece títulos. En estos últimos cuatro años hemos celebrado diez títulos en baloncesto y nueve en fútbol. Sería una exigencia mal entendida decir que el balance de Laso se puede mejorar. Nos tendríamos que volver locos. «Chapeau» a lo que Pablo Laso ha hecho. Hemos acabado regular la temporada porque hemos disputado 82 partidos y eso no puede ser. Fuimos primeros en las dos competiciones antes de los «play offs» y a ellos llegamos agotados. Estamos trabajando para que haya menos partidos, porque en el baloncesto harían falta veinte jugadores para soportar esta cantidad de partidos.

Loading...