Inicio Actualidad Formosa: la provincia argentina que gobierna un tirano amparado por el kirchnerismo...

Formosa: la provincia argentina que gobierna un tirano amparado por el kirchnerismo – La Gaceta de la Iberosfera

Vecinos de la residencia donde vive el presidente argentino, Alberto Fernández, se acercaron espontáneamente para protestar y criticar con graves acusaciones la delicada situación que se vive en la provincia de Formosa.

“Nos quieren llevar al castrochavismo“, gritaban los manifestantes. Uno de ellos aseguró que Formosa está “gobernada por la tiranía del dictador kirchenerista Gildo Insfrán”.

“No sabía que Formosa quedaba en Venezuela”, decía una de las tantas pancartas que agitaban los vecinos frente a la Quinta presidencial.

“Gobernar por Decreto de Necesidad y Urgencia es ejercer la suma del poder público no es democracia es traición a la patria”, reclamaba otro cartel entre cacerolas agitadas, bombos y banderas al son de un ruido estrepitoso para llamar la atención en el sorpresivo reclamo callejero.

Mientras esto sucedía en Buenos Aires, en Formosa también se manifestaban cientos de ciudadanos en el tercer día de protestas por el centro de la ciudad capital.

Formosa es una dictadura, es otro país”, sentenció la ex diputada nacional Cynthia Hotton.

“Repudiamos la manera arbitraria, violenta y autoritaria con la que actúa la Policía y hostiga a los ciudadanos formoseños que legítimamente reclaman sus derechos en las calles”, condenó la ex legisladora.

Desde el oficialismo, la ministra de seguridad, Sabina Frederic, rechazó las críticas y aseguró que la política de salud de Insfrán “salvó vidas”. “Hay un ensañamiento” con el gobernador formoseño”, aseguró.

Recordemos que el pasado viernes, luego de que el Gobernador Gildo Insfrán resolviera volver a Fase 1 por la aparición de 17 nuevos casos de covid-19, cientos de personas salieron a las calles a manifestarse en contra de la medida ocasionando serios enfrentamientos con la policía local que reprimió con palazos, balas de goma y gases lacrimógenos en el intento de amedrentar y acallar el reclamo de los manifestantes.

En este marco de situación y luego de las críticas recibidas desde la oposición por las protestas que terminaron con graves incidentes en la capital provincial, la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic sostuvo que “hay un ensañamiento con el Gobierno de Formosa que es inadmisible y una provocación sistemática”.

“Rechazamos la represión en Formosa. Cada vez que hubo un hecho de violencia institucional, sea cual fuere el Gobierno, pusimos sobre la mesa la necesidad de que la conducción política revise lo actuado”, se excusó Frederic.

Por su parte, la líder opositora, Patricia Bullrich, viajó hasta la provincia de Formosa en un intento de capitalizar el descontento popular y denunciar desde el mismo lugar de los hechos “el atropello del Gobierno kirchnerista provincial”.

“Vamos a hacer cosas para liberar a los formoseños de un gobierno tirano”, denunció la presidenta del PRO.

“Hace un año viven encerrados. Insfrán es el modelo de tirano que avala el Presidente. Vamos a apoyarlos en esta lucha por los DDHH y el trabajo (…) Llegué a Formosa con un hisopado negativo de hace 24 horas. No lo aceptaron y me hicieron dos hisopados nuevos y me sacaron sangre. Es imposible que una provincia progrese así. Formosa tiene todo para crecer, el problema es el sistema político torpe y autoritario que la empobrece”, relató a través de sus redes sociales, la ex ministra de Seguridad, comentando los detalles del minuto a minuto de lo sucedido en su ingreso a la provincia.

En representación del Gobierno local salió al cruce el ministro de Gobierno formoseño, Jorge González, quien sostuvo que la protesta en rechazo a la decisión de regresar a la fase 1 de la cuarentena “no fue pacífica”.

“Cuando se convierten en violentas, todos estamos en contra, al igual que cuando existe algún exceso de miembros de las fuerzas de seguridad, en el legítimo uso de la autoridad que le corresponde, para poner orden a una situación de desmanes”, advirtió el funcionario.

Cerca de cinco mil personas se movilizaron por el centro de la ciudad capital de la provincia en una marcha histórica y sin precedentes. La protesta exalta los reclamos de comerciantes que piden volver al trabajo proclamando una “Formosa libre” mientras los jovenes, en gran mayoría,  “incitan a la desobediencia civil”.

“Alberto Fernández dijo que Formosa es la provincia modelo. Para mí es la cuna del castrokirchnerismo chavista. Lo que está pasando en Formosa es la réplica de lo que va a pasar en Argentina”, sentenció indignado uno de los jóvenes manifestantes.