Francia libera una segunda osa en los Pirineos centrales

6

El ministro francés de Ecología, François de Rugy, ha afirmado hoy que ha terminado con éxito la operación de liberación de dos osas eslovenas en los Pirineos centrales, donde, a diferencia del área oriental de la cordillera, entre el área del Alto Garona y la Vall d’Aran, la especie estaba en peligro de extinción al haber solo dos machos. La primera de ella fue trasladada en helicóptero, para evitar las carreras cortadas por los ganaderos locales, el jueves, mientras que la liberación del segundo animal se ha producido este viernes.

A través de su cuenta de Twitter, el ministro ha defendido, en nombre de “la protección de la biodiversidad”, la liberación de los plantígrados, que despierta una gran oposición entre los ganaderos de la región que temen que esquilmen sus rebaños. De Rugy ha confirmado que “no ha sido fácil” liberar a las dos osas, Claverina, que en el habla local significa “heredera”, y Zorita, que quiere decir “hermana pequeña”.

El ministro ha considerado “inadmisibles” las amenazas de algunos opositores al oso, que llegaron a cortar carreteras para evitar la reintroducción de las dos hembras, pero se ha mostrado abierto al diálogo con los ganaderos, a quienes ha prometido ayudas en caso de que se produzcan ataques a sus rebaños.

La operación de reintroducción de estas dos hembras, al norte de Aragón y Navarra, ha estado rodeada de polémica, por lo que el Ministerio decidió ponerla en marcha sin darle publicidad. En 1996, las primeras sueltas de osos en los Pirineos se hicieron con un gran despliegue mediático, pero ya en 2006 el Gobierno se vio obligado a retrasar la liberación de la osa Palouma a causa de los incidentes registrados.

La población de osos de los Pirineos se ha restablecido en los últimos años. En 1995 se contabilizaban cinco ejemplares y en la actualidad hay 43, aunque la mayor parte se sitúan más al este, al norte de Catalunya, lo que hacía peligrar su supervivencia en la parte central de la cordillera.

Preocupación por Goiat

Precisamente la suelta del último macho cuyo destino era asegurar la variedad genética de la población oriental, Goiat, ha provocado contestación entre los ganaderos. El Conseller de Territori de la Generalitat de Catalunya, Damià Calvet, ha reiterado hoy en Lleida que su departamento está a favor de retirar a un oso como Goiat, que manifieste una conducta más agresiva de lo habitual contra el ganado, sin cuestionar el programa de reintroducción. No obstante, ha mantenido Calvet, como había hecho ya en ocasiones anteriores, es necesario primero fijar un protocolo para hacer posible la retirada del territorio, y después contar con el consenso de los gobiernos francés y español.