Inicio Actualidad Fusión Caixabank-Bankia: esto es lo que puede pasar con tu hipoteca

Fusión Caixabank-Bankia: esto es lo que puede pasar con tu hipoteca

Barcelona, 16 de octubre de 2020 (20:37 CET)

La fusión entre Caixabank y Bankia ha significado una de las operaciones de mayor envergadura en el sector bancario español. Algunos clientes se plantean preguntas al respecto. Sobre todo, una: ¿Qué pasará con mi hipoteca?

El banco resultante no podrá modificar las condiciones contractuales que los clientes tengan sobre los préstamos hipotecarios vigentes.

Es decir, que la nueva entidad surgida de la unión entre Caixabank y Bankia no podrá alterar aspectos como el tipo de interés, las comisiones o la vinculación. 

Posibles consecuencias de la fusión

Así lo explica Help My Cash, que también concreta que aquellos clientes de ambos bancos que tengan una cuenta asociada al pago de sus hipotecas no deberían de recibir ninguna comisión siempre y cuando solo la utilicen para abonar las correspondientes cuotas. 

Muy diferente serán los productos combinados. El comparador de productos básicos advierte que la fusión podría provocar que estos se encarecieran o se volvieran más baratos en función de los acuerdos que cierre la nueva entidad: «En este caso, estaríamos hablando de una posible subida o bajada de las primas de los seguros de vida, de hogar y de protección de pagos, entre otros». 

¿Qué podemos hacer para estar lo más prevenidos ante este posible movimiento bancario? Help My Cash da varias recomendaciones. Por ejemplo, es muy importante estar atentos a la comunicaciones que se reciban de ambas entidades durante los próximos meses. Además, es muy importante tener todos los documentos de la hipoteca bajo control. 

El banco más grande en España

La fusión por absorción de Caixabank y Bankia alumbra al mayor banco de España, líder en activos, nóminas, créditos e hipotecas con cuotas de mercado que van del 25% a más del 30%. También será el que tiene más oficinas, pues la red de la entidad catalana ya era la mayor del sector.

La plantilla de la nueva Caixabank, que se mantendrá como marca comercial, superará las 51.000 personas, pero como en todos los procesos de integración, sufrirá recortes. Estimaciones independientes como la de Barclays han calculado que, solo en las sucursales, prescindirá de 5.000 empleados, una cifra conservadora pues no incluye despidos en servicios centrales.