Inicio Actualidad García-Gallardo califica de ‘migajas’ los cambios anunciados por el ministro Planas

García-Gallardo califica de ‘migajas’ los cambios anunciados por el ministro Planas

Dos meses después del inicio de las movilizaciones del sector primario, el ministro Planas, de la mano de la Unión Europea, ha planteado una serie de propuestas con el objeto de ‘calmar las aguas’ y finiquitar las protestas de los agricultores y ganaderos, algo que, al menos para el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, no será posible al tratarse de ‘migajas’ que no solucionarán los problemas que atenazan al sector.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, ha asegurado que los cambios aprobados por la Unión Europea en materia de Política Agrícola Común son insuficientes y ha reclamado transformaciones más profundas, según la información a la que hemos tenido acceso en THE OBJECTIVE.

Foro ‘Desmontando el Pacto Verde’

García-Gallardo ha realizado estas declaraciones en la inauguración del Foro ‘Desmontando el Pacto Verde’, organizado conjuntamente por la Vicepresidencia y la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural del Gobierno autonómico.

La intervención del líder de Vox en el territorio castellano y leonés en el Foro se centró en explicar cómo la política medioambiental europea ha supuesto la imposición de medidas que van mucho más allá de los objetivos proclamados y que han tenido efectos nocivos sobre el sector primario, la agricultura y ganadería, así como sobre otros ámbitos de la economía, motivo por el que la calificó como una política no realista.

Paquete de medidas

Después de dos meses de movilizaciones del sector primario en España y tras numerosas reuniones de los representantes del sector con el Ministerio, se ha puesto encima de la mesa un documento que contempla 43 medidas, incluidos 700 millones de euros en créditos y rebajas fiscales que supuestamente harán más fácil el día a día del sector, según la información recogida por THE OBJECTIVE.

«Imposible es mantener una economía verde con números rojos. Imposible es alcanzar el deseable relevo generacional con la política eufemísticamente verde que nos quieren imponer desde Bruselas. Lo que es imposible es que se pueda seguir con la agricultura de secano, cuando nos imponen restricciones de fitosanitarios; o seguir con la agricultura de regadío cuando nos impiden desarrollar un Plan Hidrológico Nacional ni políticas inteligentes de agua. Imposible es que se pueda seguir con la ganadería en extensivo cuando se sigue sobreprotegiendo al lobo o se impone una ley de bienestar animal que lleva al absurdo y a la ruina», aseguró el vicepresidente de la Junta.

Por ello calificó como reformas ‘leves’ e incluso ‘migajas’ los cambios que en los últimos días ha introducido la Comisión Europea para calmar las protestas del sector primario. A juicio de García-Gallardo, los cambios son insuficientes y deben ir más allá.

Pacto Verde

Tras su intervención seis representantes del sector participaron en una mesa redonda en la que expusieron los problemas del sector y su relación con las excesivas exigencias medioambientales que les imponen las políticas europeas.

García-Gallardo recordó que el Pacto Verde, que se aprobó en 2020, tiene como objetivo proclamado la protección del medio ambiente y la defensa de una agricultura más ecológica, pero todas las políticas que se han derivado de ese acuerdo, desde la Estrategia de Biodiversidad a la Estrategia de la Granja a la Mesa, «lo que han producido es la destrucción del sector primario, no sólo en España, sino en el resto de Europa. Y eso ha conducido a las protestas de los agricultores y ganaderos».

«Nadie es más ecologista por vestirse de verde», aseguró el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, quien defendió la labor que los agricultores y ganaderos realizan en defensa del medio ambiente y del paisaje de sus pueblos. «Nadie os puede decir que estáis en contra del medio ambiente cuando es vuestro ganado, y vosotros mismos, los que prevenís incendios forestales y cuidáis la naturaleza de esa España que algunos han llamado peyorativamente como vaciada, cuando realmente es una España silenciada», señaló por último el vicepresidente.

.