Inicio Actualidad Gases lacrimógenos y balas de goma: la tensión se dispara en Tijuana

Gases lacrimógenos y balas de goma: la tensión se dispara en Tijuana

La compleja y tensa situación que se vive en Tijuana, la localidad mexicana fronteriza a la que en las últimas semanas han llegado varios miles de migrantes centroamericanos que aspiran a pedir asilo en Estados Unidos, ha escalado este domingo. Una jornada que empezó con una manifestación pacífica de cerca de mil migrantes evolucionó hacia el caos. Hubo choques con la policía mexicana y disparos de gases lacrimógenos y balas de goma desde EEUU. El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense decidió cerrar por unas horas todo el tráfico rodado y a pie legal por San Ysidro, el punto más transitado en toda la frontera entre EEUU y México.

La manifestación, organizada para mostrar frustración sobre el ralentizado proceso para solicitar asilo en EEUU y por las condiciones de la espera en Tijuana, salió cerca de las nueve de la mañana (18.00 horas en España) desde el deportivo Benito Juárez. Ese recinto con capacidad para unas 3.500 personas es el albergue principal en Tijuana para más de 5.000 migrantes, incluyendo los llegados en las últimas semanas en caravanas desde Honduras y otros países centroamericanos.

Los choques

Cerca de 500 de los migrantes decidieron romper con la marcha e intentar acercarse hasta la frontera, según el relato de migrantes y periodistas en Tijuana y según las cifras de las autoridades mexicanas. Al topar con controles de la policía mexicana en el puente de El Chaparral, donde está la garita mexicana, y tras varios choques con los agentes, se dispersaron.

Algunos intentaron cruzar por las vías de tráfico rodado. Otros se lanzaron a cruzar por un canal casi seco del río Tijuana y avanzar hacia varios puntos de la frontera para intentar entrar en EEUU. Algunos intentaron saltar o colarse por vallas, pero ellos y quienes estaban aún en el lado mexicano fueron frenados por agentes de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por sus siglas en inglés), que dispararon los gases lacrimógenos y balas de goma. No se ha informado de heridos graves. Entre los migrantes había mujeres y niños.

Deportaciones y amenazas

El ministro de Interior mexicano, Alfonso Navarrete Prida, declaró en una entrevista con Milenio que se deportará “a los que intentaron ingresar violentamente” en EEUU y aseguró que tienen “identificados” a las “personas violentas que irrumpieron el orden legal mejicano”. Las autoridades locales han informado de 39 detenidos.

Desde EEUU, mientras, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dio en Twitter su versión de lo sucedido, asegurando que los migrantes lanzaron “proyectiles” a agentes fronterizos. Nielsen escribió también que EEUU “no dudará en cerrar puertos de entrada por razones de seguridad”.